Hay vida en el pantano - Deporte

Hay vida en el pantano

El equipo de Matanzas logró sacudirse de la barrida y se impuso cuatro carreras por una a Villa Clara

Autor:

Raiko Martín

SANTA CLARA.— La fiesta no acaba hoy. El equipo de Matanzas desembarcó en esta ciudad dispuesto a sacudirse la barrida, y lo logró exprimiendo todos los recursos a su alcance, aprovechando cada desliz de un equipo anfitrión que, frente a los suyos, vio achicarse lo que hasta este sábado fue una cómoda ventaja.

Encontró Víctor Mesa todo lo que tanto añoraba en esta definitoria serie. Un pitcher que superara sin muchos daños el quinto episodio, y que sus bateadores sumaran una cifra considerable de imparables.

Esta vez el alto mando yumurino se aferró al librito más ortodoxo —así fue en toda la noche—, y en cuanto logró embasar a su primer hombre abriendo inning, ordenó el sacrificio, excelentemente concretado por el designado Ariel Sánchez en el quinto capítulo.

Del resto se encargó José Miguel Fernández, un pelotero que se engrandece por días. Su línea al jardín izquierdo frente al zurdo Yasmani Hernández Romero terminó convirtiéndose en el balón de oxígeno que necesitaban los Cocodrilos para seguir dando pelea.

Pero nada de eso hubiese bastado sin la soberbia faena monticular hilvanada por el diestro Jorge Alberto Martínez, quien de forma inteligente minimizó el ataque enemigo durante sus ocho entradas de actuación. Dispersó los únicos cuatro imparables con color naranja, retiró a cinco bateadores por la vía de los strikes, disfrutó de un impecable control, y cuando se vio con el agua al cuello en el séptimo, apareció un extraordinario fildeo de Guillermo Heredia ante la impresionante línea de Edilse Silva que llevaba todas las intenciones de «revolcar» el marcador.

Ya en las postrimerías, la nave visitante afincó su ancla en buen puerto. El manager Ramón Moré hizo lo que debía, transfiriendo intencionalmente a Gracial para llenar las bases y lanzarle a Lázaro Herrera.

Pero la fortuna que le acompañó en el séptimo episodio con similar dilema, desapareció con el cañonazo del enmascarado yumurino. Sin dudas, el pitcheo del relevo anfitrión no fue ni la sombra de batallas anteriores.

Fue este un hit de oro, pues antes del último out, Villa Clara dio señales sacudiéndose la lechada. Sin embargó, el rescatista Félix Fuentes consiguió ponchar magistralmente al siempre peligroso Danel Castro, con dos hombres en base para abortar la escaramuza.

En fin, un excelente juego de pelota, que casi se complica debido a la protesta de Víctor Mesa por el empeño de una orquesta de continuar animando la tribuna en los momentos en que, por regla, estaba prohibido.

Afortunadamente, el llamado a la cordura encontró oídos receptivos. También primó la sensatez cuando algunas polémicas apreciaciones arbitrales —sobre todo el ponche de Guillermo Heredia con las bases llenas— amenazaron con desatar las pasiones sobre el diamante. Así debería ser siempre.

Ahora, con solo un juego por debajo, la tropa matancera encuentra una motivación extra para encararse a la titánica tarea de enfrentar con éxito los «envenenados» lanzamientos de Freddy Asiel Álvarez. El muchachón de Corralillo buscará agrandar la proeza tejida durante esta postemporada y poner contra las cuerdas a sus rivales. Y toda Cuba estará pendiente de ello.

Augusto César Sandino
C H E
MTZ 0
0
0
0
1
0
0
0
3
4
11
0
VCL 0
0
0
0
0
0
0
0
1

1
6
0
Ganó: J. A. Martínez (3-1)
Perdió:
Y. Hernández (9-4)
JS:
F. Fuentes (8)

 

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.