¿Zapatilla de cristal? - Deporte

¿Zapatilla de cristal?

Mientras la rusa Yelena Isinbayeva se postula firmemente al podio del venidero Campeonato Mundial de atletismo, el jabalinista Guillermo Martínez y la pertiguista Yarisley Silva consiguieron sendas medallas de plata durante el mitin checo Zapatillas Doradas

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Este jueves llegaron candidatas de todos los reinos posibles, y todas querían ponerse —pegarse si fuera preciso— los premios del prestigioso mitin atlético Zapatillas Doradas, acaecido temporada tras temporada en Ostrava, República Checa.

Arribaron cubanos, tres para ser exactos. No rayaban las 12:00 p.m., ni había calabazas con ruedas, mas sí colgaron las medallas.

El jabalinista Guillermo Martínez consiguió un meritorio segundo lugar, con disparo de 84,39 metros, solo por detrás del checo Vítezslav Vesely (87,58). Lukasz Grzeszczuk, de Polonia, culminó tercero (81,27).

Pértiga en mano, Lázaro Borges continúa sin encontrar el rumbo, y quedó en el séptimo escaño (5,52). El favorito galo Renaud Lavillenie  (5,92) —vigente campeón bajo los cinco aros— hizo lo suficiente para ser el rey del momento. La plata adornó al alemán Bjorn Otto (5,72) y después ancló Jan Kudlicka (Polonia-5,62).

Y es así, con la garrocha por delante, cómo inicia nuestra historia de ¿hadas? Nuevamente la pinareña Yarisley Silva subió al podio, eso ya no es noticia. Fue plateada con 4,72 metros, nada mal.

No obstante, la «Cenicienta» del momento es la legendaria rusa Yelena Isinbayeva,  quien con su triunfo, se «calzó una zapatilla»  que pudiera romperse en el venidero Campeonato Mundial de atletismo, a celebrarse en su propia casa.

En definitiva, brincó sobre los 4,78 metros, y ya medio globo terráqueo raspa el chismorreo, cuchichea sobre la posibilidad. ¿Podrá ganar en Moscú su tercer título universal?

Un 5,06 —récord planetario— asiente firmemente, pero desde entonces ha llovido mucho. Tampoco parecen bastar esas seis cotas sobre los cinco metros, ¿o sí?

Me explico. En 2013 Yelena no aparecía entre las punteras del ranking de la IAAF, aunque la marca del jueves la ubica ahora tercera. El año pasado brilló por su ausencia —firmó 4,75 como salto cumbre—, y en 2011 apenas arañó un centímetro más.

Nada, que la magia ha ido menguando. 31 años no son poco en este «negocio». Sin embargo, si alguna veterana puede sorprender esa es Isinbayeva. Claro que Jennifer Suhr, de Estados Unidos y Yarisley parecen ser las candidatas perfectas al trono en Rusia, pero solo le hará falta un halo de magia a la «Zarina» para llevarse al príncipe y cerrar el cuarto. Puede que, a pesar de todo, la zapatilla aguante un último baile.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.