Ni codazos, ni cabezazos - Deporte

Ni codazos, ni cabezazos

El Campeonato Nacional por equipos reabrió la senda del boxeo sin cabeceras protectoras en nuestro país. Sus resultados colmaron las expectativas sobre el espectáculo que tenían algunos y disiparon los temores de otros sobre un posible aumento de las lesiones

Autor:

José Luis López

El inobjetable triunfo de Guantánamo en el recién finalizado Campeonato Nacional de boxeo por equipos ya es historia. Como también lo es el descenso del ex monarca Camagüey a la cuarta posición y el crecimiento de Pinar del Río, que de un cuarto peldaño se elevó hasta acariciar el subtítulo.

Entre lo más novedoso del certamen disputado en tierras vueltabajeras estuvo la eliminación del protector de cabeza y el retorno a la votación individual de los jueces a través de las boletas.

Sobre estos temas JR conversó con Rolando Acebal, jefe de entrenadores de la preselección nacional, quien estuvo muy atento a todos los detalles competitivos. «Este mes hemos tenido tres torneos muy interesantes. Primero fueron los internacionales Córdova Cardín y la Copa Roberto Balado. Y ahora, este evento por colectivos, en el cual hemos seguido bien de cerca el accionar de figuras en desarrollo, como el camagüeyano Orlando Asencio (60 kg) y el pinareño Yasmani Rodríguez (81 kg), entre otros. Si sumamos los tres certámenes, hubo púgiles que efectuaron hasta 15 peleas.

«Nos hemos dado cuenta de que debemos fortalecer las divisiones de 49, 52, 60 y 75 kilogramos y ya les hemos echado el ojo a varias figuras, para hacer los reajustes necesarios», comentó el preparador, consciente del intenso trabajo que debe realizar junto a sus colaboradores para que el boxeo cubano regrese al privilegiado lugar que por historia le corresponde.

Sin cabecera, pero con «cabeza»

Sin lugar a dudas, la actual «comidilla» dentro del pugilismo cubano es la eliminación de la cabecera. Quienes se oponían a esta nueva indicación de la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), esgrimían que ahora iban a pulular las lesiones y cortaduras en las caras de los boxeadores.

Mientras, quienes apoyaban su anulación blandían el criterio de que a partir de ahora ya no habría más interrupciones en las peleas —pues antes se caían y había que amarrarlas—, y ahora se verían golpes más efectivos y potentes. En definitiva, más espectáculo.

Pues bien. Les comento que en cinco días de competencia —con 30 peleas en cada fecha—, solo hubo tres púgiles lesionados y uno de ellos fue por el impacto de un potente golpe, no de un codazo ni de un cabezazo.

«Realmente, estaba preocupado por ver este espectáculo, pues pensaba que existirían más lesiones que las que realmente hubo. Ahora los árbitros dejan seguir más las acciones en el cuerpo a cuerpo, y se preveía que ahí ocurriesen más golpes traumáticos. Y no fue así. Esto es nuevo y debemos trabajar más en el entrenamiento para que el atleta sepa cómo eludir los encontronazos con el rival», aseveró Acebal.

Mientras, el otrora estelar pugilista y ahora árbitro internacional de la AIBA, Julio Quintana, nos confirmó que antes «la cabecera mataba la acción y el ritmo del combate, pues se caía y había que pararlo. Yo fui árbitro en un combate que debí detener en cinco ocasiones por ese motivo. Y el público gusta del espectáculo y hay que complacerlo. Lo medular ahora es que el atleta se adapte, porque requiere de más preparación física y un depurado arsenal técnico».

Y ahora lean estas declaraciones del campeón mundial Lázaro Álvarez (56 kg): «Yo me siento muy bien con este nuevo régimen de competencia. Sin cabecera, hay que mezclar las habilidades individuales con el físico. Y baso mis combates en mi técnica, para así quitarme los golpes que me vienen directamente al rostro. No obstante, ahora hay que evitar el forcejeo, porque ahí mismo puede llegar un codazo o un cabezazo que te puede lesionar». ¿Qué me dicen?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.