¡Anaranjofobia!

Luego de una nueva derrota ante Holanda, la selección cubana de béisbol saldrá este miércoles al ruedo otra vez frente a los anfitriones del Torneo Inter-puertos de Rótterdam

Autor:

Raiko Martín

Los dos tropiezos en el pasado Clásico Mundial ya eran historia. La nueva versión del Torneo Inter-puertos, en la ciudad de Rótterdam, se pintaba para la ocasión de aliviar —solo eso es posible— aquellas heridas. En escena, un equipo cubano, muy parecido al que cedió par de veces bajo el techo del Tokyo Dome, frente a otro de Holanda, con una decena —muchos de ellos pitchers— de aquella exitosa banda. Todos queríamos revancha. Era, en definitiva, la tercera oportunidad.

Pero con la derrota cubana se fueron al caño todas las probabilidades. Tal parece que los equipos cubanos frente a Holanda sufren últimamente de una especie de enfermedad de difícil curación.

Esta vez fue Rob Cordemans, un viejo conocido en esta Isla, quien dispuso a su antojo de una batería cubana que sobre el papel parecía pura dinamita.

Sobre el diamante fue otra cosa. Llegó al séptimo episodio con solo dos imparables en la pizarra. Terminó con cinco, todos intrascendentes porque jamás aparecieron en el momento más oportuno, y así se quedaron muchos calentando las almohadillas.

Esta vez el mánager Yovani Aragón alineó al cuadro titular del Clásico, compuesto por Pito Abreu, José Miguel Fernández, Yulieski Gourriel y Arruebarruena. Además, le dio bola al cienfueguero Noelvis Entenza, y este arrancó como en sus históricos duelos con Freddy Assiel en la pasada postemporada. Par de ponches en el mismo primer inning parecieron buenas señales.

Hasta el cuarto, el sureño sorteó con fortuna todos los obstáculos. Ahí mismo se decidió el partido, pues el antesalista Dwayne Keemp le conectó doble, y los imparables consecutivos de Duursma y Nooij pusieron a funcionar el marcador. Otro tubey de Roombley en el quinto, válido para remolcar la segunda, envió a Entenza a las duchas, y por suerte, su coterráneo Jorge Hernández logró minimizar los daños de lo que parecía una verdadera catástrofe.

Todos los intentos para romper la lechada quedaron en simples escaramuzas. Malleta cedió con un fly el tercer out de la séptima entrada, con par de hombres en circulación. Y el propio Malleta, con un infieldfly a segunda base, y el enmascarado Eriel Sánchez con fly foul a la inicial, habían dejado estériles los imparables consecutivos de Yasmani Tomás y José Miguel Fernández en el segundo capítulo.

Lo que faltó en nuestro lado sobró del otro, pues los «Naranjas» —y no precisamente de Villa Clara— apuntalaron su triunfo con cinco anotaciones en las dos últimas entradas, y adornaron con un 11 su casillero de hits. Una vez más, desaprobamos la prueba.

Así las cosas, nuestro equipo tendrá que esperar por una cuarta oportunidad. Hoy aprovechará el asueto para restañar esta nueva herida, para salir mañana al ruedo otra vez frente a los anfitriones, quienes desde hace algún tiempo se han convertido en la bestias negras de los equipos cubanos.

Alineación cubana

1. Guillermo Heredia (CF de 3-1); 2. Stayler Hernández (LF  de 3-0); 3. Yulieski Gourriel (3B de 4-0); 4. José D. Abreu (1B de  3-1); 5. José M. Fernández (2B de 4-1); 6. Yasmani Tomás (RF de 3-2); 7. Alexander Malleta (BD de 3-0); 8. Eriel Sánchez (C de 2-0); 9. Erisbel Arruebarruena (SS de 2-0); También jugaron: Yadiel Hernández (de 1-0); Pável Quesada (de 1-0); Johan Moncada (de 1-0) y Frank C. Morejón.

Familie Stadion C H E
Netherlands 0
0
0
1
1
0
0
2
3
7
11
0
Cuba 0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
5
1
Ganó: R. Cordemans Perdió: N. Entenza

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.