¿Cuestión de números? - Deporte

¿Cuestión de números?

Siete cubanos representarán a la Mayor de las Antillas en el XVIII Campeonato Mundial de Cadetes, con reales posibilidades de ascender al podio en Ucrania

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Seamos claros y vayamos a los números. Nada de especulaciones —algo bastante difícil cuando lidiamos con los vaticinios— ni dedos cruzados. Si vamos a meter la mano en la candela y jugar a los oráculos mejor usar la matemática, aunque en el deporte hay factores más allá de la simple aritmética —con el perdón de los expertos—. Resulta archiconocido que el atletismo puede medirse y pronosticarse a base de ceros y unos, dejando un margen, claro está, para el error y las siempre escalofriantes sorpresas de última hora; entonces apliquemos esa lógica a la comitiva cubana que desde hoy y hasta el venidero domingo participa en el XVIII Campeonato Mundial de Cadetes. ¿Resultará?

En total son siete muchachitos entre 17 y 18 años, con reales posibilidades de mandar en el podio allá en Donetsk, Ucrania. Veamos sus desempeños en la presente temporada. Ya saben, medallas contra números, cuestión de probabilidades y contabilidad.

Sobresale el triplista Lázaro Martínez, líder en 2013 y dueño de los seis mejores estirones del escalafón: (16,53-16,27-16,22-16,17-16,12 y 15,80). El chino Fang Yaoqing levanta la mano como su rival más fuerte y atesora un brinco de 16,31 metros.

Y como por arte de magia o artilugios de la suerte —aunque muchos, incluyéndome, afirmarían que en realidad parece fruto del trabajo y la dedicación—, un velocista cubano domina el ranking de la IAAF en los 200 metros. Reynier Mena no solo vuela en 20,72 segundos para reinar en el top ten de su especialidad, también amasa otras tres cotas respetables (20,75-21,00 y 21,02). El único que le empaña la nuca es el jamaicano Michael O’Hara, segundo (20,75).

También incursionará en el hectómetro, pero aunque su sexto escaño (10,46) no promete mucho siempre hay que esperar.

Otro que espanta es Roger Iribarne, un prospecto de los 110 metros con vallas que domina la lista de la presente campaña (13,33 segundos) y también alardea con otros tres de los diez mejores cronos vistos hasta la fecha (13,45-13,56 y 13,59). El multifacético O’Hara lo sigue (13,45), merced al tercer registro más impresionante.

Santiago Ford es puntero en el escalafón del octatlón (6392 puntos), y contempla a los estadounidenses John Lint (6088) y Gabriel Moore (6078) como contendientes bien rocosos.

Mientras, Stephanie Amador marcha segunda en los 100 metros con vallas y se presenta como otra buena carta de nuestra baraja. Un crono de 13,39 segundos la ubica solo por detrás de la jamaicana Yanique Thompson (13,23 y 13,36).

Mirando un solo número y su equivalente posición, Yulenmis Aguilar la tiene bien fea para colgarse un metal jabalina en mano. No obstante,  las ecuaciones no pueden ser tan frías si pretendemos navegar con claridad. La cubanita posee un disparo de 54,98 metros que la ubica quinta en el ranking, pero ella y la checa Natalie Durcakova (sexta con 54,92) son las únicas que repiten entre las diez punteras. En efecto, la antillana tiene tres envíos en ese rango (54,70 y 54,50) y funge como la más constante del filme. Creo que grita como fuerte candidata al podio.

Ya con menos chance aparece la heptatlonista Jersy Díaz (séptima con 5501 unidades).

Evidentemente sobra la calidad en esta delegación. Puede que llegue lo esperado, algunas sorpresas. Puede también que se estrellen no pocas aspiraciones inmediatas, otras a largo plazo. Lo mejor está por venir, y al menos, sorteando el oleaje de esta tempestad que envuelve al deporte cubano y al atletismo en específico, los retoños parecen dibujar un poco de esperanza en ese impredecible pizarrón del futuro.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.