La cantidad no importa - Deporte

La cantidad no importa

Aunque bateó mejor, el equipo cubano no pudo vencer a la selección estadounidense. Hoy será el quinto juego

Autor:

Raiko Martín

CARY, Carolina del Norte.— El equipo cubano se desentumió en esta ciudad y acumuló la mayor cantidad de imparables en un juego desde que comenzó esta serie amistosa frente al equipo universitario estadounidense. Pero ni aún así pudo apuntarse su primer triunfo en la presente gira que ya pinta como una de las más desafortunadas de las vistas hasta ahora.

En contraste, el equipo anfitrión solo conectó tres inatrapables que fueron suficientes para volver a salir airoso con marcador de 3-2, y de esa forma se colocó a solo un éxito de una barrida que, si bien no será inédita, siempre será sorpresiva.

Hubo un momento en el juego en que el descanso disfrutado por el traslado de sede pareció un bálsamo para los hasta entonces apagados bates cubanos, que comenzaron a sonar más y mejor. La maquinaria ofensiva empezó a carburar en la tercera entrada, cuando el receptor Lázaro Herrera recibió boleto, avanzó hasta la intermedia por roletazo al cuadro de Manduley, y pisó el home tras largo biangular salido del bate de Irait Chirino. Otro imparable oportuno de José Miguel Fernández propulsó al jardinero capitalino, mas el ambiente de ebullición se enfrió de repente con el séptimo ponche de Yasmani Tomás en lo que va de serie.

No era mucha, pero ventaja al fin para apuntalar la labor del diestro matancero Joel Suárez. Solo él faltaba por asumir algún rol en el staff y tuvo la oportunidad de hacerlo como cuarto abridor del elenco. Y sin presentarse ni la mitad de lo bien que lo hizo muchas veces en la pasada temporada, logró mantener en cero el casillero rival durante cuatro innings completos de actuación.

No resulta muy fácil de explicar su suerte, después de regalar seis boletos y ser pésimamente acompañado a la hora de enfrentar a un «enemigo» que volvió a machacar donde más nos duele: del segundo inning en adelante, todos los jugadores norteños que alcanzaron la primera base aprovecharon la luz verde para cometer un atraco colectivo.

Y Herrera lo sufrió como ninguno, pues nada pudo hacer frente a los seis corredores que les salieron al robo. Yo perdí la cuenta de los intentos, pero ocho llegaron a la base inmediata a pura velocidad.

La estampida de uno de ellos, en el quinto episodio, le obligó a cometer un error en tiro que complicó la situación. Vino entonces Ismel Jiménez en fallido plan rescate, pues el largo triple de Bergman emparejó el marcador. Luego, con un lanzamiento escapado, se redondeó la cifra que a la postre sería definitiva. Una vez más, el rival fue capaz de hacer, con un solo hit, más que los nuestros con seis.

Así, lo que parecía un buen comienzo, terminó convirtiéndose en una vacía escaramuza frente a los otros cuatro lanzadores que sucedieron al abridor Erick Fedde después de ese alentador tercer inning. El último, Ryan Burr, cerró el lazo de forma magistral ponchando a los últimos tres bateadores cubanos, para así elevar a ocho la cifra de retirados por esa vía.

Para hoy está previsto el cierre de esta gira amistosa, cuando ambos equipos se enfrenten en la ciudad de Durham, también en este estado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.