Lo que se sabe no se pregunta

La cubana Yarisley Silva concluyó segunda este viernes en el Queen Elizabeth Olympic Park, durante la oncena batalla por la gema más cotizada del deporte rey

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Acaeció el último capítulo de la Liga de Diamante antes del Campeonato Mundial de Atletismo, y dos cosas, aunque ya sabidas como los días de esas 500 noches de Sabina, quedaron muy claras: Usain Bolt solo puede perder contra él mismo y a Yarisley Silva habrá que serrucharle su pértiga si quieren bajarla del podio.

La cubanita sigue guapeando desde aquel subtítulo olímpico en Londres 2012, y hoy por hoy, junto a la estadounidense Jennifer Suhr —reina bajo los cinco aros del Big Ben 2012—, son las mujeres a derrotar. No en balde atesora el vuelo cumbre de la actual temporada (4,90) y los cuatro primeros brincos en dicho listado.

Este viernes concluyó segunda en el Queen Elizabeth Olympic Park, durante la oncena batalla por la gema más cotizada del deporte rey. Su salto de 4,73 metros le mostró en bandeja de plata dos puntos en el escalafón de la justa y ahora guarda siete unidades, solo por detrás de la mencionada norteamericana (nueve), recordista del orbe bajo techo (5,02), quien funge como la única exponente capaz de asomarse a la mítica barrera que tantas veces burló la zarina Yelena Isinbayeva.

Precisamente Suhr negoció el título diamantino con idéntico registro al de la pinareña, pero con un intento menos sobre la altura. El bronce quedó en la cartera de la brasileña Fabiana Murer (4,63), campeona universal en Daegu 2011 y otra seria aspirante al joyero de la máxima cita del atletismo, pactada en Moscú del 10 al 18 de agosto. La alemana Silke Spiegelburg concluyó cuarta y también debe meter cabeza en Rusia el mes entrante.

Cambiando el canal, les cuento que en medio del tremendo oleaje que hoy —casi siempre— aqueja a la velocidad, el marciano con nacionalidad jamaicana Usain Bolt trotó los cien metros planos en la capital inglesa y paró los relojes en 9,85 segundos. Oro y apriétense los pantalones, pues en Moscú todos —salvo él, claro está— llevarán pañales.

Detrás entraron el estadounidense Michael Rodgers (9,98) y su paisano Nesta Carter (9,99).

Hoy, durante el segundo día competitivo de esta oncena parada de la Liga, el vallista corto Orlando Ortega pulseará de lejos con el plusmarquista planetario Aries Merrit (12,80), porque en su heat solo intimida el también norteño David Oliver (12,89 como tiempo tope y 13,03 durante 2013).

El cubanito marcha tercero en el escalafón anual (13,08) y no asombraría una medalla a los pies del Kremlin.

También el sábado saldrán al ruedo Lázaro Borges (pértiga), Yipsi Moreno (martillo) y los discóbolos Jorge Fernández, Yaimé Pérez y Denia Caballero, todos confirmados en el encuentro de la localidad madrileña de Alcobendas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.