Tigres abrigados… y afilados - Deporte

Tigres abrigados… y afilados

Disputaron este jueves título del III Torneo Challenge

Autor:

Tony Díaz Susavila

Prince George, Canadá.— Tres pulóveres empleó en el último partido eliminatorio para paliar frío de seis grados el líder de los bateadores del III Torneo Challenge, el cubano Raúl González, puntal en el equipo de los Tigres de Ciego de Ávila, que disputará hoy el título del certamen en esta ciudad de la Columbia Británica canadiense.

«Unos cuantos jugadores le propusimos al máximo organizador del evento, el señor Jim Swanson, que nos cambiara el juego para las 3:00 p.m., pero comprendimos que estamos en el horario estelar —cuatro horas más tarde—, que es cuando van más aficionados al estadio», comentó el antesalista avileño.

Sin embargo, ello no ha impedido al tercer bate del equipo liderar la ofensiva del certamen con .522 de promedio, resultado de 12 hits en 23 veces al bate, entre ellos cinco dobletes y un cuadrangular.

«He tenido un buen campeonato. Sin dudas los lanzadores que más difíciles se me han hecho son los japoneses. Creo que a todos. Ellos y los de Taipéi de China tienen oficio, saben ponerle y quitarle a la bola y sin dudas nos han estudiado», destacó.

Integrante de la armada cubana al III Clásico Mundial, González es asediado lo mismo por aficionados que por jugadores de otros equipos.

«Es la admiración que tienen por nosotros todos. A algunos los conocen más como a Yorbis (Borroto) y Vladimir (García), que estuvieron aquí en el año 2011. Pero como ves siempre nos están buscando. Son muy buenos anfitriones».

Vladimir, el caballo de batalla desde el box de los avileños, tiene respuesta para casi todo. «La misma bondad y entrega que ves ahora, así como la organización del campeonato, casi como maquinaria de buen reloj, hace que te sientas bien y que solo te interese, en el caso mío, trabajar para darle el triunfo a mi equipo y espectáculo a los que hasta con colchas (por el frío) van al estadio», dijo.

Es primero en ponches propinados, con 14, y aunque lanzó los dos  pleitos frente a Japón, el último hace apenas unas 72 horas, se siente listo para salir ante el otro finalista, que resultaría del ganador del duelo entre nipones y taipeianos, que se celebraba al cierre de esta edición.

«Seguro que saldré a lo que sea, si es necesario. Confío en Yander (Guevara). Él tiene para ganarle lo mismo a Japón que a Taipéi».

Pero el entusiasmo de los consagrados no desentona con el de quienes no son regulares, pero tan solo con sus deseos de hacer juegan también desde el banco.

Jenny Reyes Lorenzo es de esos inquietos que llaman la atención del más centrado de los mentores. «Lo mío es que me den la oportunidad. Por eso cuando salgo con el bate intento pegarle a la bola en el mismo corazón», comenta el risueño jugador de cuadro, quien ha tenido acción en un solo partido, —ese frente al equipo más débil del torneo, Canadá—, y en dos veces al bate conectó doblete, impulsó una carrera y anotó dos.

«Roger (Machado) le ha dado juego a todo el equipo. Estamos muy contentos por eso. Espero tener un turno al menos en la discusión del oro. Vamos a ver cómo se desarrolla el juego», añadió.

Entre todos los jugadores cubanos, el «Tigre mayor», Yoelvis Fiss, es el más temido por los serpentineros rivales. Todavía aquí se comenta sobre el cuadrangular del cuarto bate que dejó al campo a Japón hace unos días.

«Hay que tener todo el cuerpo en disposición de pegarle fuerte a la pelota cuando sales al cajón. Aquí hay que sumar el no pensar que hace frío y salir a darle duro. Nosotros ponemos caliente el estadio cuando hacemos una buena jugada o conectamos un jonrón», considera el fornido jardinero.

Para uno de los más longevos jugadores de los Tigres, ganar es cuestión de honor. «Soy pelotero porque me gusta jugar y ganar. Con ese pensamiento salgo a cada partido. El de hoy no es uno más. Si llegamos hasta aquí, con cinco victorias y una derrota, ten por seguro que vamos por el oro», sentenció.

Yander, quien le escucha cerca, solo le pide un jonrón. «Me basta con que des unos cuantos hits y un jonrón. De lo demás me encargo yo, claro que con la ayuda de todos. Tú sabes que puedo trabajar los nueve innings y claro que voy a ganar».

Con ello el estelar serpentinero derecho confirma que las bajas temperaturas no influyen en las garras de los Tigres, que se mantienen bien afiladas para dominar en predios de osos, hasta el regreso al calor de su Isla.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.