Segunda en la joyería - Deporte

Segunda en la joyería

La pertiguista cubana Yarisley Silva concluyó segunda en el escalafón general de la Liga de Diamante, tras su medalla de bronce en la penúltima parada del prestigioso certamen

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Ha sido una temporada agotadora, y aunque en términos deportivos el cubano nunca anda conforme, pocos irrespetuosos se atreverían a reprocharle algo a la pertiguista pinareña Yarisley Silva. Este jueves terminó la IV Liga de Diamante —al menos para la mitad de las pruebas convocadas— y aunque hasta entonces nuestra muchachita lideraba el certamen merced a 11 unidades, su metal bronceado en la trigésima y penúltima parada, acaecida en Zurich, Suiza, le deparó un acumulado total de 13 puntos, válidos para el segundo puesto de la tan publicitada carrera por la gema.

Todas las favoritas estaban alertadas: ¡había que ganar a toda costa! En definitiva fue la alemana Silke Spiegelburg quien dominó y se llevó el brillante, con un salto de 4,79 metros y 17 rayitas grabadas por un joyero. La brasileña Fabiana Murer voló sobre los 4,72 y se agenció la plata y el tercer escaño del listado general, gracias a diez «kilos». Precisamente esa misma altura rubricó la pinareña, medallista de bronce en el Campeonato Mundial de Moscú 2013, pero fallando dos veces sobre los 4,62, y aunque después intentó burlar la varilla a 4,86 metros del suelo, no pudo firmar la proeza.

Asombró que la estadounidense Jennifer Suhr, soberana olímpica y subtitular del orbe, se fuera en blanco y acomodara el cuarto cojín.

En realidad, después de la justa universal Yarisley se ha visto algo desconcentrada, chocando contra muros que hasta ayer solo representaban «charquitos», pero también era esperada esta baja en el rendimiento tras tanto ajetreo. Aun así, no pocos piensan que todavía nos falta ese toque definitivo para apretar a la hora buena.

«Casualmente» ninguna de las agraciadas en la urbe moscovita pudo cerrar a todo tren. ¿Cosas del destino?

Sin ánimo de justificar —pues generalmente soy el primero en arremeter cuando la conciencia y las cosquillas me asaltan— opino que justo ahora Silva funge como la figura más sólida del atletismo en la Mayor de las Antillas, quizá cara a cara con la discóbola Yarelis Barrios, así que este subtítulo diamantino debe, y será, muy bien recibido.

Con la cara en la vidriera

De las 17 pruebas concluidas en la Liga este jueves, solo nueve vieron brillar a los actuales monarcas planetarios. Algunos con el depósito pidiendo una ayudita, otros con gasolina extra. No todos aguantan la misma carga.

Así, la balista neozelandesa Valerie Adams acuñó 20,98 metros y 16 unidades para guardar la gema junto a su corona mundial. En la vuelta al óvalo se impuso el norteamericano LaShawn Merritt (44,13 segundos y 20 puntos), y en los 400 metros con obstáculos triunfó la fenomenal checa Zuzana Hejnova (53,32 y 32 rayitas).

Corriendo 110 metros con vallas nadie pudo con el estadounidense David Oliver (13,12 segundos y 18 «suspiros»), al tiempo que el ucraniano Bohdan Bondarenko (2,33 metros y 26 «kilos») ratificaba su condición de amo y señor del salto alto.

En tanto, la alemana Christina Obergfoll concluía segunda en Zurich pero los 63,36 metros que consiguió con la jabalina fueron suficientes para computar 25 «pinchazos».

Aleksandr Menkov, de Rusia, apenas negoció 7,94 metros y un sexto lugar, pero la ventaja que tenía no la borraba ni un mago. Guardó el diamante con 18 unidades a pesar de no puntear en el adiós.

Por su parte, la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce cronometró 22,40 segundos y selló el oro del doble hectómetro junto a la piedra preciosa (15 puntos).

La otra mandamás de Moscú 2013 que guardó la gema en su cartera fue la keniana Eunice Jepkoech Sum, dueña de 1.58,82 minutos y 12 tantos surcando dos pistas.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.