El último pasajero

París acogerá el último episodio del Torneo de Candidatos, entre el 21 de septiembre y el 5 de octubre

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Hay dos cosas seguras y acuñadas en el pasado y en el presente del prestigioso Grand Prix de ajedrez que tanto morbo y chuchuchú (entiéndase chismorreo) suscita en el mundillo de Caissa. Primero: resalta la figura del cubano Leinier Domínguez (2757 puntos Elo), quien con media docena de partidas ganadas durante la cuarta parada del periplo 2012-2013, acaecida en Salónica, Grecia, funge como el exponente mejor ubicado en el casillero histórico de las victorias. Segundo: resulta irrevocable el pasaporte que el búlgaro Veselin Topalov (2769) guarda en su bolsillo hacia el Torneo de Candidatos del próximo año, pues sus 410 unidades hablan como cotorra amaestrada. Solo resta conocer al otro agraciado que podrá discutir el chance de retar al campeón universal.

Ya lo saben. El circuito consta de seis fases y hay que asistir al menos a cuatro para certificar la candidatura. Las tres actuaciones más destacadas se llevan a la calculadora, y los dos «sesudos» de mayor acumulado se reparten el cake.

París acogerá entonces el último episodio de esta saga, entre el 21 de septiembre y el 5 de octubre. ¿Los favoritos?

La matemática es sencilla. A Topalov no hay proeza humana ni divina que le quite «lo bailao». Sin embargo, en el segundo escaño del escalafón ancla el azerí Shakhriyar Mamedyarov (2775), casi seguro en el avión con cuatro capítulos cumplidos y 390 rayitas, a menos que…

El ruso Alexander Grischuk (2785) y el bambino Fabiano Caruana (2779) descansan en los puestos tres y cuatro, merced a 315 y 305 «kilos», respectivamente. Si uno de los dos triunfa en solitario, la ciudad del amor lo verá computar 170 suspiros, y desbancar súbitamente a un hombre que ya calienta el asiento de copiloto.

Resulta que Grischuk asiste al epílogo con 90 unidades amasadas en Londres, 85 en la urbe helénica, y 140 en Beijing. De vencer ahora se le borraría la cifra más discreta, y el nuevo cómputo redondearía 400. Adiós Mamedyarov.

En tanto, Caruana acumuló 80 en Tashkent, 100 en Zug y 125 en Salónica. Eliminado ese bajo guarismo logrado en Uzbekistán y cambiándolo por el número que representaría el supuesto dominio en Francia, llegaría a 395. Otra vez «ciao» Mamedyarov.

Como ven, nadie más presenta posibilidades, ni siquiera nuestro trebejista más excelso. Leinier retiene 225 rayas (décimo lugar entre 21 monstruos), y aunque le resulta imposible lograr el cupo, bien podría cerrar la batalla ubicándose entre los cinco primeros del listado definitivo. ¿Repetirá su reinado de Salónica?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.