Séptimas… y en remojo

Bien alejada se encuentra la selección femenina, ganadora del séptimo escaño del evento, de la vanguardia en la región centroamericana. Ya se encuentra en Canadá la escuadra masculina que participará en su versión del Norceca, con asiento desde el domingo en la ciudad de Langley

Autor:

Raiko Martín

No se trata de extremar las exigencias, pues en definitiva todos conocemos el sinfín de limitaciones por las que ahora atraviesa la selección femenina cubana de voleibol, ganadora este viernes del séptimo escaño en el Torneo Norceca, que concluye este sábado en la ciudad estadounidense de Omaha.

Pero la derrota inicial ante las mexicanas, y el ajustado triunfo en cuatro sets (26-24, 23-25, 25-15 y 25-22) ahora frente a las costarricenses, dan la medida de lo lejos que hoy andamos, ya no solo de la élite mundial, sino de la vanguardia en la región centroamericana.

Solo el tercer parcial del duelo de despedida contra las ticas se asemejó a lo que un día fue la diferencia entre estos equipos. Pero como no se puede vivir de la historia, nuestras muchachas habrán de apretarse, y mucho, el cinturón de cara a la próxima cita centrocaribeña, que dentro de un año se disputará en la ciudad mexicana de Veracruz.

Las interioridades de este último partido fueron muy semejantes a las de anteriores presentaciones, con la jovencita Melissa Vargas tirando del carro —18 puntos en total—, mientras de conjunto los ¡33 errores! no forzados volvían a marcar el desempeño negativo sobre la cancha.

Aunque duela reconocerlo, lo visto ahora en la principal urbe del estado de Nebraska ilustra el nivel actual de nuestro voleibol femenino. Hacer más con jugadoras que en la mayoría de los casos apenas llegan a los 20 años de edad, con la ausencia de maestría deportiva que esto implica, se torna realmente imposible.

Garantizar que exista la continuidad para que lleguen a adquirir la madurez y actitud necesarias, es ahora mucho más importante que el lugar alcanzado. Y eso no es para nada una justificación.

Para ello hará falta mucha paciencia, trabajo inteligente y responsabilidad de todos, porque nadie puede sentirse fuera del «saco».

Norte o Caribe

En la jornada también se disputaron las series semifinales que, caprichosamente, enfrentaban entre sí a los dos elencos caribeños clasificados, al igual que a los del norte de la región.

Así las cosas, República Dominicana aseguró su presencia en la final de hoy al someter a su similar de Puerto Rico con pizarras de 25-18, 26-24, 19-25 y 25-21.

Al cierre, anfitrionas y canadienses luchaban por conservar sus opciones al título, y de paso las de conseguir el único boleto a la Copa de Grandes Campeones que se disputará en Japón durante el próximo mes de noviembre.

Los varones listos

Ya se encuentra en territorio canadiense la escuadra masculina cubana de voleibol que participará en su versión del Torneo Norceca, con asiento desde mañana en la ciudad de Langley.

El joven grupo, bajo las riendas ahora de Rodolfo Sánchez, lo integran los pasadores Alexis de Jesús Lamadrid (capitán) y el más jovencito Ricardo Calvo, así como los opuestos Rolando Cepeda, Yordan Bisset y Javier Ernesto Jiménez.

En funciones de auxiliares hicieron el viaje Lázaro Fundora, Abraham Alfonso e Inovel Romero; los centrales serán David Fiel, Isbel Mesa y Danger Quintana, mientras que como líbero jugará el experimentado Keibel Gutiérrez.

El equipo cubano conformará junto a Puerto Rico y Bahamas el grupo B del torneo, que también premia al ganador con un espacio en la versión masculina de la Copa de Grandes Campeones. La llave A estará integrada por las selecciones de Estados Unidos, República Dominicana y Santa Lucía, en tanto México, Guatemala y el elenco anfitrión animarán el segmento C.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.