La juventud «revoluciona» el juego

La selección femenina cubana de voleibol se alista para intervenir en el Campeonato Mundial sub-23, con sede en Baja California, México

Autor:

Raiko Martín

Mientras que al cierre de esta edición la selección masculina cubana debutaba en el torneo de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe (Norceca) de voleibol, las muchachas —que ya cumplieron ese trámite— se alistan en casa para intervenir en el Campeonato Mundial sub-23, con sede en Baja California, México.

Los varones, ubicados en la llave B, marcaban su estreno frente a la representación de Bahamas, para hoy enfrentar al elenco de Puerto Rico. Solo el líder del grupo pudiera avanzar directamente a las semifinales del torneo con sede en la ciudad canadiense de Lagnley y que ofrece solo un boleto para la Copa de Grandes Campeones, pactada para el próximo noviembre, en Japón.

Por su parte, la renovada escuadra femenina, bajo el mando de Juan Carlos Gala, fue colocada en la agrupación B de una cita universal más acorde con su edad promedio que el certamen regional que disputaron la pasada semana en la ciudad estadounidense de Omaha.

El torneo planetario para jugadoras menores de 23 años comenzará el venidero 5 de octubre y junto a las cubanas animarán el grupo las escuadras de Estados Unidos, Turquía, Brasil, China y Kenia. Mientras, en el otro apartado fueron colocados los elencos de Japón, Italia, República Dominicana, Rusia y Argentina, además del equipo anfitrión.

Se anunció que la Federación Internacional de Voleibol (FIVB) pretende probar en este certamen —y en su versión masculina que después se celebrará en Brasil— dos reglas que buscan dinamizar este deporte y hacerlo más atractivo para los espectadores y los televidentes.

La primera de ellas determina que el ganador de un set será el equipo que consiga marcar 21 puntos, con dos de ventaja, y no a 25 como estaba establecido hasta ahora. Si se llega a un empate 20-20, el juego proseguiría hasta que uno de los adversarios logre ventaja de dos tantos.

La definición en el quinto parcial (tie break) se mantendrá inalterable, y si antes existían dos tiempos técnicos automáticos cuando un elenco llegaba primero a los puntos ocho y 16, ahora será solo uno de un minuto de duración, cuando un equipo llegue al tanto 12.

La otra modificación en el reglamento vigente está relacionada con el tiempo máximo entre el silbatazo del árbitro principal y la ejecución del servicio, que no deberá exceder los 15 segundos.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.