Más soga para un pescuezo - Deporte

Más soga para un pescuezo

El presidente de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe, Juan Francisco Puello, firmó este sábado el nuevo Acuerdo Invernal con las Grandes Ligas (MLB) estadounidenses que estará vigente durante los próximos cinco años

Autor:

Raiko Martín

Terminaron meses de incertidumbre y tensos forcejeos. Finalizó un «proceso traumático» como lo definiera el dominicano Juan Francisco Puello, presidente de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC), quien este sábado estampó su firma en el nuevo Acuerdo Invernal con las Grandes Ligas (MLB) estadounidenses.

El Winter League Agreement (WLA, por sus siglas en inglés) es un documento que regula la participación de los peloteros de República Dominicana, México, Venezuela y Puerto Rico bajo contrato con franquicias de MLB, en las ligas invernales de sus respectivos países.

Desde la noche del viernes emergieron los primeros indicios de que el nuevo WLA, que estará vigente durante los próximos cinco años, con posibilidad de extenderse dos más, terminaría concretándose, a pesar de sus insalvables inconvenientes.

Un reconocido agente de jugadores dio la primera señal desde su cuenta de Twitter. En una parte de su mensaje, Félix Luzón decía: «se lograron más beneficios que los inicialmente solicitados por la Confederación», refiriéndose a la reticencia de los miembros de la CBPC a aceptar los nuevos términos que exigía la MLB para signar el documento.

Las partes habían llegado a un acuerdo hace algunas semanas, pero tuvieron que esperar la aprobación de la Asociación de Jugadores de la MLB, por primera vez involucrada en este tipo de convenio, debido a que la negociación afectaba a peloteros incluidos en la nómina de 40 jugadores de los equipos de Grandes Ligas que están bajo su amparo.

Así, de forma rocambolesca, los intereses del sindicato de jugadores pudieran haberse aliado a los de la CBPC en una ardua lucha de poderes, en la que el ente caribeño se encontraba literalmente desarmado.

A ciencia cierta, poco se sabe del contenido del nuevo WLA, pues el propio Puello se negó a ofrecer detalles del mismo. Sin embargo, la agencia AP asegura haber tenido acceso al mismo, pero apenas menciona tres de sus aspectos.

Uno de ellos es que bajo el nuevo acuerdo, los equipos de la Gran Carpa pueden bloquear la participación en las ligas invernales de tres jugadores que no estén incluidos en la lista de «Fatiga Extrema», cláusula que impide la contratación en los torneos caribeños de jugadores bajo estrictos parámetros de desempeños durante la temporada de la MLB. En la propuesta inicial se pretendía que fueran cuatro los peloteros que pudieran ser marginados sin la necesidad de estar en ese listado.

Otro detalle se refiere a la exigencia de condiciones mínimas de comodidades para los peloteros en los estadios de las ligas invernales, y el tercero hace alusión a la necesidad de una aprobación del Comisionado de la MLB para la integración de cualquier nueva liga a la confederación caribeña.

De tal forma, queda aun más en evidencia la falta de autonomía de la CBPC, cuyos propósitos de reasumir la Federación Cubana de Béisbol (FCB) en su seno y propiciar la participación de su equipo campeón en la venidera Serie del Caribe, ya no solo depende de una licencia otorgada por una dependencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Ahora también determinará la voluntad y los intereses de quienes mandan en el béisbol profesional de esa nación norteña.

Aunque sin ofrecer más detalles, otros medios han asegurado que los parámetros para conformar el indeseado listado de «Fatiga Extrema» se hacen más rigurosos en el naciente documento, algo que sigue generando el rechazo de las autoridades del béisbol caribeño.

«A mí no me gusta, pero le di la autorización al comisionado (Puello) para que firmara el documento», expresó a la prensa Oscar Prieto Párraga, presidente de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional, que tuvo que iniciar su torneo sin que sus equipos pudieran negociar con jugadores incluidos en las nóminas de los 40 inscritos en elencos de la MLB.

Con la oficialización del convenio llega un poco de sosiego a las ligas caribeñas —la mexicana también había arrancado sin acuerdo—, cuyas intenciones de recuperar su esplendor quedan cada vez más «ahogadas» por una dependencia que ya parece irreversible.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.