Ajustadito arranque

Concluidas las primeras cuatro subseries del calendario regular, la máxima diferencia entre el líder y los equipos ubicados en zona de clasificación —los primeros ocho— es de apenas un juego

Autor:

Raiko Martín

Me inclino a pensar que existe cierta sensación generalizada de que se ha visto una extrema rivalidad durante el primer tercio de la fase clasificatoria, en la presente Serie Nacional de béisbol.

Tal vez me equivoco, pero es quizá porque, concluidas las primeras cuatro subseries del calendario regular, la máxima diferencia entre el líder y los equipos ubicados en zona de clasificación —los primeros ocho— es de apenas un juego. O que en teoría, la novena tunera, ahora anclada en el lugar 13, pudiera dar caza a los punteros de Industriales y Holguín, en dependencia de lo que suceda en el presente cruce.

También puede influir en este criterio el arranque de los Sabuesos, tan sorpresivo como el de Mayabeque. O que el regreso de Santiago de Cuba al pelotón de avanzada abre aún más el abanico de posibilidades. No sé.

Lo cierto es que algunos numeritos no establecen notables distancias con respecto al mismo tramo de la pasada temporada. Al menos eso se desprende de la compilación que nos ha facilitado nuestro inquieto estadístico Benigno Daquinta, quien sigue generando a pesar de estar recuperándose de una sencilla, pero necesaria intervención quirúrgica.

En la tabla se puede apreciar que ahora han sido menos los juegos decididos por mínima diferencia, incluso los que han concluido con pizarra de 1-0 y los extrainnings, aunque en estos dos últimos acápites la «distancia» se hizo casi imperceptible.

En fin, que existen algunos argumentos para decir que el «cuartico está igualito» después de este primer tramo que, más que apretado, ha logrado mantener el interés de la puesta en escena. Y aunque eso no signifique a per se que estemos en presencia de una pelota de extraordinaria calidad, ya por eso, al menos yo, le ofrezco a la serie un quite de sombrero.

Actualización

La Dirección Nacional de Béisbol (DNB) ha tenido a bien realizar una actualización de las nóminas en concurso, teniendo en cuenta que no han sido pocos los movimientos —con variados motivos— dentro de varios equipos.

Por ejemplo, el timonel cienfueguero Iday Abreu se vio obligado a prescindir de los servicios del lanzador Jorge Hernández, quien cometió una indisciplina grave (intento de salida ilegal del país). En su lugar, fue promovido el también tirador Bárbaro Herrera.

Por similar motivo causó baja en la filas de Camagüey el jardinero Dayron Varona y el «hueco» en el listado fue ocupado por el lanzador Frank Madam.

Otro apartado por violar el reglamento disciplinario fue el receptor espirituano Niorkel Cervantes, sustituido ahora por Sefer Ríos. Además, se incorpora a los Gallos yayaberos el tirador Febrian Machado, debido a la lesión en su brazo de lanzar del también serpentinero Leodanis Pérez.

La lesión sufrida en una pierna por Lourdes Yunielki Gourriel durante el fin de semana hizo que el alto mando de Industriales «subiera» nuevamente a Raiko Olivares.

Otro elenco que sufrió variaciones en su plantilla fue el de Matanzas, que incorporó a los lanzadores Pedro Luis Guzmán y Luis Alberto Mendoza para cumplir las funciones de Pedro Luis García y Ronnier Marín, aunque los motivos no fueron aclarados en el texto de la sexta Circular emitida por la DNB.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.