Otro latigazo

Los Domadores de Cuba, sin un ápice de resistencia y en rol de visitantes, ganaron este viernes sus cinco combates frente a los Hussars de Polonia

Autor:

José Luis López

Escandalosa golpiza o incólume trámite. Así calificaríamos la actuación este viernes de los Domadores de Cuba, que sin un ápice de resistencia y en rol de visitantes, ganaron sus cinco combates frente a los Hussars de Polonia, por el grupo B, en la segunda fecha de la IV Serie Mundial de Boxeo (WSB, por sus siglas en inglés).

Realmente, lo exhibido en la arena Rafako Factory, de la ciudad de Raciborz, fue un monólogo cubano guantes en ristre, que devino segunda «lechada» para la tropa del técnico Rolando Acebal, si sumamos el 5-0 endosado el viernes anterior a los Guerreros de México.

Fue tan soberana la paliza frente al pálido y desconocido quinteto europeo, que tres de los cinco duelos se solventaron antes del límite de tiempo reglamentario, mediante el nocaut técnico.

Quien primero triunfó por esta vía fue el subcampeón mundial welter Arisnoidys Despaigne. Sus swinnes y rectos de derecha hicieron fácil diana en la anatomía de Rafal Perczynski, por lo que el árbitro detuvo el desigual combate en el cuarto asalto.

Luego, el monarca del orbe Julio César La Cruz (81 kilogramos) combinó bien su jab de izquierda con varios golpes de derecha, para recetarle una similar golpiza al (casi) indefenso Pawel Stepien, de quien el tercer hombre sobre el ring se «apiadó» en el round intermedio.

Y el cierre de los triunfos antes de los 15 minutos —aquí se combate a cinco asaltos—, fue al aval del supercompleto Yoandi Toirac, cuyos potentes ganchos y swinnes se tornaron indescifrables para el ucraniano Sergio Werwejko, «refuerzo» de los locales. Después de tumbarlo en el segundo round, lo puso en tan malas condiciones que el árbitro, con muy buen tino, tuvo que frenar el disímil intercambio sin haber concluido el tercer asalto.

La «lechada» a diez manos fue iniciada por el joven Gerardo Cervantes (52), quien derrotó por decisión unánime (50-45, 50-45 y 49-46) a Grzegorz Kozlowski. Y luego llegó el éxito del campeón mundial Lázaro Álvarez, quien le dio un recital de esgrima boxística a Mateusz Polski, para superarlo por 3-0: 50-44, 49-45 y 50-45.

Después de dos fechas competitivas de esta edición de la WSB, los Domadores de Cuba presentan balance de diez victorias sin derrotas. Pero el próximo 6 de diciembre irán a un difícil duelo contra Rusia, en la Ciudad Deportiva de La Habana.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.