Los diamantes y el joyero

Daniel Osorio, jefe técnico de la selección nacional de atletismo, dialoga con JR sobre la situación actual del deporte rey cubano

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Daniel Osorio es un referente casi obligatorio si se pretende evaluar, o al menos conocer, el ahora del deporte rey cubano. Su condición de jefe técnico de la selección nacional, su elocuencia y esa tremenda fe que desborda lo convierten en una especie de gurú. Sin tomarse un descanso —siempre orientando, guiando en el terreno, regalando consejos y limando cada detalle—, confiesa apostar por la fuerza y el talento de los jóvenes para aliviar el estancamiento que en los últimos años nos ha alejado del camino que una vez hicimos nuestro: la gloria mundialista y olímpica.

«Primero estamos sacando los diamantes en bruto, o sea, los muchachos y muchachas más talentosos de las categorías inferiores. Los captamos desde temprano y los traemos al equipo grande para que no se pierdan ni malogren. Entonces trabajamos con ellos, perfeccionamos su técnica», explica Osorio.

—De este modo, ¿no estarían poniendo solo un parche cuando en realidad lo que necesitan es una camisa nueva?

—Es cierto que tenemos problemas en la base, pero ya contamos con un plan que debe ayudar a la superación. Hay cursos y talleres que imparten los entrenadores del equipo nacional. En 2014 tenemos planeado ir a cada rincón del país y contribuir a la formación de todos los profesores.

—¿Y la Copa Cerro Pelado recién concluida en el Estadio Panamericano?

—Nos ha venido de maravillas. Queríamos realizar pruebas en competencia, para darles la posibilidad a los entrenadores de evaluar la preparación de los atletas, y en ese sentido fue un éxito si tenemos en cuenta la etapa en la que estamos. Los resultados son superiores a los del año anterior en igual período, y esto nos da la medida de la capacidad de nuestro colectivo técnico y atletas para superarse, mejorar.

«Nuestros compromisos principales en 2014 son los Juegos Centroamericanos y del Caribe, el Campeonato Mundial bajo techo y los II Juegos Olímpicos de la Juventud. Creo que vamos bien.

—¿Cambios de mentalidad en la preparación y elección del equipo nacional?

—Ya no apostamos por la masividad en la asistencia a las grandes competiciones. Preferimos formar y preparar un grupo capaz de colocarse entre los primeros lugares de sus especialidades, alcanzar medallas, puntos para la delegación, y todo con el personal imprescindible, sin excesos, llevando a los muchachos con verdaderas posibilidades.

«Uno de nuestros problemas más graves es que los atletas logran sus mejores marcas antes de los eventos fundamentales. Entonces llegan a la justa grande y ni siquiera se acercan a sus tiempos y marcas cumbres del año. Aquí centramos todos los esfuerzos, organizándonos más, haciendo hincapié en respetar los planes de preparación y no apresurarnos.

—Según tu experiencia en el área de salto largo, ¿cuándo volverá esta prueba a darnos los alegrones de antaño?

—No es un secreto que perdimos el rumbo, por decirlo de alguna forma, y desde hace rato esta área no rinde lo mismo que la del triple. Sin embargo, esa es una realidad que debe cambiar con el aporte de jóvenes talentos, figuras nuevas con perspectivas y aptitudes.

—¿Qué pasa con Yargeris Savigne, pues hasta hace poco estaba fuera de competencia y en la reciente Copa la vimos saltar?

—Ella se nos había acercado desmotivada, casi sin fe, aludiendo la falta de fuerzas y concentración. Pidió la baja, pero le pedimos que reflexionara, que meditara y no se precipitara. Descansó un poco, observó el panorama desde una óptica diferente y nos pidió otra oportunidad. Ya ves, ahora está de vuelta y poco a poco irá cogiendo su nivel.

—¿Entonces no se descarta que regrese al equipo nacional?

—Por supuesto que no. Todo depende de ella, de su esfuerzo. Talento y condiciones tiene de sobra. Si hace las marcas estará para representarnos y representar a Cuba. Significa mucho para el pueblo, por lo que ha logrado. Aún es joven y tiene más para dar.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.