Fiesta en el avispero

Santiago de Cuba es el nuevo monarca del softbol cubano (m), tras imponerse a Holguín en el juego final, cuatro carreras por dos

Autor:

Norland Rosendo

Fue el mejor desde el arranque. Solo perdió un juego, y frente al entonces rey. Después, no hubo rival que lo hiciera abdicar ante su público. Santiago de Cuba es el nuevo monarca del softbol cubano (m), tras imponerse este miércoles a Holguín en el juego final, cuatro carreras por dos.

Desde el box, Gusbel Plutín, el as del pitcheo indómito, consumó su sexta victoria sin fracasos, para confirmarse como el mejor lanzador del campeonato, a pesar de que en la entrada inicial, el holguinero Eduard Hernández le dio la vuelta al cuadro con un batazo dentro del terreno.

Pero los anfitriones no se amilanaron, según nos contó José Raúl Castillo, desde la sede. Sabían que el adversario era el elenco sensación, el eléctrico, que se había colado en la discusión del título contra todo pronóstico precompetencia. Y a esas alturas cualquier cosa podría suceder.

Para no quedar otra vez a un paso de la gloria, como sucedió en el torneo de 2013, los santiagueros pisaron cuatro veces la goma, suficientes para apuntalar la labor de Gusbel, a quien solo le marcaron una más.

A primera hora, Holguín había frustrado las intenciones de Ciego de Ávila, monarca de la temporada pasada, de revalidar el título, al superarlo tres anotaciones por dos, en un juego que se fue a extrainning. Rafael Guerra fue el lanzador que se adjudicó el éxito.

Del tercero al sexto lugar quedaron Ciego de Ávila, Villa Clara, La Habana y Granma.

La misma fuente nos adelantó que dentro de unos días serán anunciados los atletas que integrarán la preselección nacional.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.