¿Hasta dónde y hasta cuándo?

El garrochista francés Renaud Lavillenie y la fondista etíope Genzebe Dibaba destrozaron este sábado los récords planetarios de sus respectivas especialidades. La cubana Yarisley Silva tuvo un discreto registro en el salto con pértiga

Autor:

Abdul Nasser Thabet

A pocos días de que comience el Campeonato Mundial bajo techo, con sede en Sopot, Polonia, algunos superatletas ya ponen en entredicho el límite de la capacidad humana. Dos eventos distintos, dos deportistas diferentes, dos marcas abrebocas. El garrochista francés Renaud Lavillenie y la fondista etíope Genzebe Dibaba destrozaron este sábado los récords planetarios de sus respectivas especialidades, jornada en la que la cubana Yarisley Silva no pudo pasar de un cuarto lugar y un muy discreto registro en el salto con pértiga.

Lo del «surcanubes» galo acaeció en la reunión de Donetsk, Ucrania, donde reescribió con un centímetro más la cota de 6,15 metros en poder del mítico zar Sergey Bubka, congelada en esa misma ciudad desde 1993.

Mientras, la jovencita gacela Dibaba batió con seis segundos de diferencia la plusmarca universal de las dos millas en sala, con crono de 9.00:48 minutos. Así, el mitin británico de Birmingham la vio rubricar su tercer tope del orbe en 14 días. El cuño anterior le pertenecía a su compatriota Meseret Defar, logrado el 26 de febrero de 2009.

En tanto, la antillana Silva sobrepasó la varilla a 4,46 metros del suelo en la misma cita y no pudo con el 4,71 ganador de la anfitriona Holly Bleasdale. La eslovena Tina Sutej se colgó la plata gracias a un salto de 4,61, y la alemana Lisa Ryzih amasó el bronce con el mismo registro de nuestra muchacha, quien necesitó más intentos para vencer la altura.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.