La diana perdida - Deporte

La diana perdida

Los Cocodrilos matanceros se impusieron este lunes ante los Piratas de la Isla de la Juventud 4-3; Industriales venció a Artemisa 7-0; Holguín triunfó ante Santiago de Cuba 5-4 y Villa Clara cayó ante Pinar del Río 2-3

Autor:

Raiko Martín

Visto de la manera más fría y lógica posible, José Miguel Fernández fue el artífice del triunfo este lunes de los Cocodrilos matanceros, en el puerto madre de los Piratas de la Isla de la Juventud. Comenzaba el sexto capítulo del duelo cuando el segunda base yumurino le conectó un cuadrangular por el jardín derecho al refuerzo granmense Frank Navarro, para ampliar la ventaja de su equipo a dos carreras.

Un inning más tarde, el jardinero izquierdo pinero Rodny Proenza conectó un doble frente al relevista y también «importado» Lázaro Blanco, para, además de cerrar el marcador, convertirse en el impulsor de las tres anotaciones de su equipo en el partido.

Pero si uno mira todo el recorrido del juego puede sacar otro tipo de conclusiones. Por ejemplo, que más allá del «vuelacercas» a la postre definitorio, la victoria también se le escapó a los discípulos de Mandy Jhonson por el descontrol de Navarro.

Sucedió en el quinto episodio, cuando el imparable de Dainer Moreira se combinó con par de lanzamientos escapados del abridor de los locales, para abrir las puertas del home al torpedero matancero.

Situaciones como estas pasan con más frecuencia de lo que imaginamos en la presente campaña beisbolera, marcada por el descontrol rampante de nuestros serpentineros. A las cifras me remito.

Antes del inicio de las presentes subseries se habían disputado 96 partido y otorgado 766 bases por bolas —no se cuentan las 84 intencionales—, para un promedio de 7.98 boletos por partido. Si compilamos la media de 98 lanzamientos escapados, da a poco más de uno por desafío.

Una de las razones de ser de este segundo tramo del torneo, es la concentración de la calidad. Pero si miramos ahora esos mismos apartados durante el primer tramo del torneo las cosas son bien parecidas: 7.93 boletos por juego y casi un lanzamiento imposible de retener por los receptores.

No pocas son las carreras que se han generado a partir de una base por bolas, ya sea con las bases llenas o no, o por algún wildpitch con hombres anclados en la antesala.

Lo anterior no demerita en nada la actuación del equipo matancero, cada vez más cerca de llegar a la postemporada merecidamente encaramado en la cima de la tabla de posiciones. Antes de su más reciente éxito, los discípulos de Víctor Mesa presentaban balance de seis triunfos e igual cantidad de fracasos, equilibrio que quedó roto ahora. De momento, ninguno de los otros siete elencos aspirantes supera los .313 de promedio ofensivo en esta fase, y eran terceros en cantidad de carreras anotadas, a solo una de las 134 marcadas por pinareños y villaclareños.

Sobre el box las adquisiciones de Yoelkis Cruz —el más reciente vencedor—, Lázaro Blanco y Carlos Juan Viera, han redondeado un staff que va teniendo a Yoennis Yera como referencia ante la pérdida de gas de Joel Suárez en sus últimas apariciones.

Con tales armas, los Cocodrilos siguen enseñando los dientes.

Dos remates

En el horario nocturno, Industriales dejó más en evidencia que el cuerpo de serpentineros de los Cazadores de Artemisa, uno de los más encumbrados en el presente torneo, vive horas bajas.

Esta vez fue Jonder Martínez la elección del alto mando artemiseño, pero el diestro no pudo hacerse justicia sobre el box del Latinoamericano y en apenas cuatro entradas permitió cinco carreras y el primero de los dos cuadrangulares del antesalista capitalino Yulieski Gourriel.

El otro vuelacercas del nacido en las tierras del Yayabo lo conectó frente a los envíos del rescatista Dachel Duquesne, mientras que David Mena y José Norbelis Betancourt se encargaban de pintar una lechada a dos manos que apuntala a los Azules en la zona de clasificación.

Este desenlace y un tropiezo de los holguineros frente a las Avispas de Santiago de Cuba podían casi definir a los cuatro comensales en el banquete de la postemporada.

Casi sucede, pues la tropa indómita se disponía a dar el tiro de gracia a los Sabuesos en sus propios predios cuando los dirigidos por Irochi Bartutis montaron la rebelión en los tres últimos capítulos. Primero, Raudelín Legrá le conectó un doble impulsor de dos carreras al abridor indómito Danny Betancourt, antes que Maikel Cáceres redondeara el racimo de tres con otro cañonazo.

Un inning más tarde, y con el perdedor Alberto Soto en la lomita, Leris Aguilera propulsó con hit el empate y el propio Legrá, con otro sencillo, sentencia el salvador triunfo de los locales.

También en las postrimerías se decidió el enfrentamiento entre villaclareños y pinareños en Vueltabajo. El pulso llegó igualado a una carrera por bando en el décimo inning, cuando el jardinero naranja Yordanis Linares le sacó la pelota del parque a Vladimir Gutiérrez sin hombres en circulación.

Tres out en la parte baja de ese episodio debía sacar Yoandi Fernández para asegurar el triunfo visitante, pero no lo logró. Logró retirar a Peraza y Saavedra, pero propinó pelotazo a Madera. Luego asimiló el imparable de Quiala antes de que su relevista Alain Tamayo buscara infructuosamente controlar los daños, porque los hits consecutivos de Luis Alberto Valdés y Roel Santos dejaron dramáticamente tendida sobre el diamante a la tropa de Ramón Moré.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.