¿Una nariz tupida?

Aunque solo asiste a este certamen con seis exponentes, Cuba tiene posibilidades reales de mejorar la actuación de Estambul 2012, cuando ocupó el puesto 25 del medallero general

Autor:

Abdul Nasser Thabet

A estas alturas el Mundial de Atletismo bajo techo ya está dando de qué hablar desde el Amazonas hasta el iglú más desolado de Alaska, desde el Orinoco hasta el charco más reseco de África, y en la misma Polonia, claro está, por ser anfitriona. Pero independientemente del corre corre que ya vive Sopot y el orbe todo, los cubanos siempre recibimos la oportunidad como el justo momento para ratificar nuestra calidad, gritar a los cuatro vientos que somos buenos, qué buenos, los mejores, y festejar por algo.

Mirando el presente que nos agobia, los números y las posibilidades, puede que el jolgorio no se extienda demasiado, pues solo asistimos con seis exponentes. Sin embargo, no es de locos pensar que tenemos chances reales de mejorar la actuación de Estambul 2012, cuando anclamos en el puesto 25 del medallero general —lo peor visto hasta la fecha era el escaño 23 logrado en Budapest 2004— y computamos 21 unidades, que representan la segunda cifra más discreta a capota cubierta.

Hace dos inviernos, solo la triplista Mabel Gay pudo guardar un bronce que supuso la mascarilla de oxígeno ante la inminente asfixia. En este momento Yarianna Martínez ya debe haber clasificado a tres pasos de la plastilina, teniendo en cuenta que entre las inscritas era la tercera mejor posicionada en el escalafón de la presente temporada (14,36 metros) y la marca exigida para avanzar a la final (14,30) no le supone mucho trabajo. Masticar algún metal será una historia bien diferente.

La pelea definitiva del triple salto femenino está pactada para mañana, el mismo día en que los vallistas cortos Yordan O’Farrill y Jhoanis Portilla debuten en tierras polacas.

Pero el domingo reluce como la jornada más esperada en la Mayor de las Antillas. Los triplistas Pedro Pablo Pichardo y Ernesto Revé saldrán a «comerse» la Arena ERGO, y sobre todo el primero, subcampeón mundial en Moscú 2013, posee las papeletas para coronarse. Si nuestro muchacho muestra su habitual forma deportiva debe salir beneficiado ante la ausencia del rey universal, el francés Teddy Tamgho.

¿Coparemos dos espacios en el podio como antes lo hicieran Lázaro Betancourt (17,15) y Lázaro Balcindes (16,83) en París 1985; Jorge Reyna (17,41) y Juan Miguel López (17,28) en Budapest 1989; Yoel García (17,30) y Aliécer Urrutia (17,27) en París 1997, y Yoandri Betanzos (17,69) y Arnie David Giralt (17,36) en Doha 2010?

Un poco antes habrá volado la pertiguista Yarisley Silva, subcampeona olímpica en Londres 2012 y tercera en el mundial ruso del año pasado. Hay quien huele tres medallas y al menos un título en esta edición techada. ¿Tiene usted el mismo olfato?

Terry sigue vivo

Una oleada de fe y esperanza recorrerá el sábado 15 de marzo las calles cubanas. Como ya es tradición, a las diez de la mañana la emisora Radio Reloj dará la arrancada del Maratón en homenaje a Terry Fox.

Esta emblemática carrera es de carácter participativo y se efectuará en cada municipio, núcleo poblacional rural y de montaña del país. Ya sea corriendo, trotando o caminando, todos serán ganadores en una fiesta deportiva que busca contribuir a la lucha contra el cáncer.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.