A Sofía con los «pequeños domadores» - Deporte

A Sofía con los «pequeños domadores»

Tres pugilistas cubanos intervendrán en el Campeonato Mundial Juvenil de Boxeo, con sede en Sofía, Bulgaria, del 10 al 20 de abril venidero

Autor:

José Luis López

La impecable secuela signada por los Domadores en la fase eliminatoria de la Serie Mundial de Boxeo quiere ser imitada. Así aspiran a comportarse los tres pugilistas cubanos que intervendrán en el Campeonato Mundial Juvenil de Boxeo, con sede en Sofía, Bulgaria, del 10 al 20 de abril venidero.

Humberto Horta, entrenador-jefe del colectivo, comentó a JR que sus muchachos pretenden colarse en el cuadro de medallistas pues, de lograrlo, asegurarían un boleto para los II Juegos Olímpicos de la Juventud, que se disputarán en Nanjing, del 16 al 28 de agosto próximo.

Este certamen dará cupos para la liza en esa ciudad china a los cuatro medallistas, así como al quinto puesto que cedió en eliminatorias ante el ganador de la división.

De los juveniles siempre se ha surtido el concentrado mayor con sede en la capitalina Escuela Nacional de Boxeo Olbein Quesada. Entonces, no lo dude usted: estos chicos seguirán las huellas de sus hermanos Domadores.

Después de un pormenorizado análisis del colectivo técnico, se decidió que el trío lo integraran el titular mundial de la categoría Cadetes Alain Limonta (60 kg), el pluma Javier Ibáñez y el crucero Yordan Hernández. A saber, Ibáñez y Hernández son matanceros, y Limonta es habanero. Entonces, Occidente «se llevó el gato al agua».

Como preparación para la justa del orbe, Ibáñez y Hernández —no así Limonta— compitieron en el torneo internacional Mengerei Jairutdinov, en Kazajstán, en diciembre de 2013. Y ambos obtuvieron el cetro.

Luego el trío se tituló en dos eventos consecutivos: el primero se organizó en Cienfuegos, donde participaron muchachos de las provincias centrales, así como un grupo de jóvenes pugilistas de Indonesia, timoneados por el técnico cubano Ernesto Aroche. El segundo fue el Campeonato Nacional Juvenil.

Y para cerrar la etapa que sin rodeos Horta denomina «entrenar compitiendo», sus discípulos se trasladaron a la lejana Rusia para mostrar sus ganchos y swinnes en el tradicional torneo de Anapa, en el cual pudieron enfrentar a muchos de los rivales que verán en la cita búlgara. De allí Ibáñez regresó con la corona.

En el plano interno fui testigo del último sparring, por cierto muy fructífero, que el trío realizó en la Escuela Nacional de Boxeo Olbein Quesada, frente a púgiles del concentrado mayor. Y sin mesura, intercambiaron golpes de tú a tú.

Ibáñez se midió con el subcampeón mundial juvenil Norlan Yera, mientras que Limonta cruzó guantes con el talentoso Armandito Martínez. A quien sí le toco «bailar con la más fea» fue a Hernández, pues vio encima del encerado a Erislandy Savón, invicto en cinco presentaciones en la IV Serie Mundial de Boxeo.

«El entrenamiento libre con guantes frente a atletas de primer nivel ayuda mucho en la preparación psicológica y la puesta en forma para el Mundial. Cuando en el extranjero no los veo muy combativos en una pelea, les recuerdo en la esquina esos duelos contra los mayores. Y los muchachos reaccionan», aseveró Horta.

No hay dudas de que una plantilla de solo tres pugilistas exigirá combatir (casi) a la perfección en busca de un lugar decoroso por países. Hace dos años Horta asistió al Mundial con diez hombres y Cuba fue tercera por países, con cetros al aval de Alexei Guibert y el ligero welter Kevin Brown, y bronce del mosca Jorge Luis Cordero.

Los cubanos han ganado 11 de sus 16 irrupciones en citas mundialistas para juveniles, con cota de 71 medallas de oro, 20 de plata y 25 de bronce.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.