¿Quemadura o zarpazo?

Este viernes las novenas de Industriales y Pinar del Río disputarán el sexto enfrentamiento de un pulso que tiene en vilo a toda la afición beisbolera del país

Autor:

Raiko Martín

Aunque el protocolo dicte las pautas, estaba más que justificada la cautela con la que los mánagers de Pinar del Río e Industriales asumieron desde un principio la serie semifinal entre ambos equipos. Urquiola, después de comenzar ganando, reconoció que aquel desproporcionado marcador no sería la tónica del duelo. Vargas, cuando los suyos se colocaron a un éxito de convertirse en finalistas, se mostró convencido de cuán difícil sería barrer a los pativerdes, incluso jugando en el Latinoamericano.

Y ya ven, esta noche ambas novenas disputarán el sexto enfrentamiento de un pulso que tiene en vilo a toda la afición beisbolera del país. Se espera que el graderío del Capitán San Luis vuelva a repletarse desde bien temprano, así que si usted vive o anda por aquellos lares, y tiene intenciones de ser testigo presencial de tan trascendental encontronazo, no demore en buscarse un sitio.

Por lo visto en los primeros cinco cruces de armas, vaticinar un desenlace sería como jugársela en la ruleta rusa. Claro, que los resultados le dan cierta ventaja al elenco capitalino, pues solo el fracaso en los dos partidos que quedarían por disputar le dejaría al margen de la disputa del cetro.

El hecho de haber empleado justificadamente al diestro Yosvani Torres —por mucho su mejor carta de triunfo sobre el montículo— en el choque precedente, lastra un poco las posibilidades locales. Es de esperar que Urquiola acuda a los servicios del derecho Vladimir Baños, quien no salió bien parado en su primera incursión frente a los Azules en esta postemporada. Pero obligado como está a ganar para forzar el séptimo y definitivo desafío, habrá de echar mano a todo lo que tenga disponible en su bullpen.

Más margen de maniobra tendrá Lázaro Vargas, al poder elegir entre Vicyohandri Odelín o su as monticular Frank Montieth, para dar el tiro de gracia a sus rivales. El refuerzo agramontino estuvo encargado de la primera apertura de este cruce y apenas pudo superar el primer tercio del juego. Mejor le fue al recuperado Montieth, pues pudo firmar el primero de los tres triunfos de su equipo en esta instancia.

Asumo que las estadísticas solo pueden aproximarnos a lo que pudiera pasar sobre el diamante, pero vale la pena darles un vistazo, aún convencido de que toda tendencia puede cambiar en lo que dura un inning.

Por ejemplo, el bateo de Industriales ha superado notablemente al de Pinar del Río en casi todos los indicadores relevantes, por ejemplo en el promedio, con .300 para los capitalinos y .245 para los vueltabajeros. Mientras los capitalinos han contado con la oportunidad de su tanda gruesa —con Mayeta (nueve empujadas) y Yulieski (cinco) como referencia—, a los pinareños les ha faltado un líder impulsador. Peraza apenas ha remolcado dos de los siete corredores que ha encontrado en posición anotadora, y Donal Duarte, otro puntal del line up, apenas tres de los 11 compañeros que han estado en similar situación. Además, resulta discretísimo para un tercer bate un promedio de .176, aunque dos de sus tres hits hayan sido dobles.

Todo lo contrario pasa en la cabeza de cada alineación, pues mientras los refuerzos Roel Santos y Giorvis Duvergel le han respondido muy bien a Urquiola, Vargas sigue buscando la fórmula ideal para iniciar los ataques.

Pudieran ser estas algunas claves para avizorar lo porvenir en un sprint final de pronóstico reservado. También el escenario, que en juegos como estos suelen pesar. Y hasta aquí llego, porque como no quiero perderme los detalles, voy partiendo para no llegar tarde a Vueltabajo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.