¡Tiembla hasta la Giraldilla!

Pinar del Río derrotó siete carreras por una a Industriales en el Capitán San Luis y hoy darán pelea en el séptimo y definitivo juego por el pase a la final

Autor:

Raiko Martín

PINAR DEL RÍO.— Si Urquiola fuese adivino, si tan siquiera tuviese una bola de cristal a su alcance, la supervivencia de Pinar del Río en esta semifinal no hubiese sido tan angustiosa. Pero resulta que el director vueltabajero aplicó la lógica, se la jugó con Vladimir Baños en la lomita, y el duelo por el boleto a la final de la presente temporada beisbolera tomó matices dramáticos para bien de un espectáculo que, pase lo que pase hoy cuando su equipo enfrente por séptima vez a Industriales, será recordado con agrado por quienes repletaron el estadio Capitán San Luis y disfrutaron hasta el delirio el triunfo de los suyos.

Mejor que así haya sido, pues cada uno de los sucesos vistos este viernes sobre el diamante hizo parte de una noche grandiosa. Porque si el mánager local no fue un gurú para decantarse desde un principio por el zurdo Julio Alfredo Martínez, sí demostró grandes dotes de viejo lobo en las revueltas aguas de este pulso, y cuando notó que su nave se escoraba peligrosamente hacia la derrota definitiva, enderezó el rumbo con un golpe de timón excepcional.

Tres imparables azules en la misma entrada de apertura establecieron la mínima diferencia y mandaron a las duchas al abridor de los pativerdes. Y tal como se presentó una vez más el diestro Frank Montieth en la lomita de los visitantes, la tarea de emparejar la serie se hacía más difícil con la subida de cada cero al pizarrón.

Más de una vez la afición local vio ahogarse el grito de euforia. Primero en la parte baja del tercer capítulo, cuando el refuerzo guantanamero Giovis Duvergel bateó para doble play con par de hombres en circulación. Después en el quinto, con el ponche del también «importado» Roel Santos después que el octavo y noveno bate conectaron de hit con dos outs en la pizarra.

Pero una entrada más tarde Montieth tuvo que abandonar por exceso de lanzamientos y comenzaron las penurias para la tropa dirigida por Lázaro Vargas. Para asegurar la ventaja vino Alexander Rodríguez, pero no pudo dominar a los dos bateadores que enfrentó. A su rescate llegó Julio Reizan Montesinos y casi se viste de héroe al obligar a Peraza a roletear por el cuadro para sacar un casi salvador doble play.

Sin embargo, cuando el desencanto parecía apoderarse de cada rincón del graderío, llegó William Saavedra, sin dudas uno de los mejores en la hasta ese momento maltrecha ofensiva pinareña, y su conexión se convirtió en una sólida línea que no tardó mucho en sobrepasar por escasos centímetros la barda del jardín izquierdo. El «latigazo» desató tanta euforia contenida, y en lo adelante el desfile de relevistas visitantes fue incapaz de contener una desbordada ofensiva que tuvo en la noche perfecta de David Castillo —cuatro hits entre ellos dos dobles— la nota más alta.

Mientras, Julio Alfredo era despedido en el octavo acto con atronadores aplausos y vítores cuando, después de agotar la cantidad de disparos reglamentarios, caminó  abrazado con Urquiola camino al banco de tercera base. Desde que se hizo cargo del box para «matar» el desventurado primer inning, transitó hasta el quinto episodio sin permitir imparables al ataque rival. Incluso en ese episodio sacó la casta para dominar a Yulieski Gourriel en línea al campo corto con par de hombres en circulación, cuando aún la ventaja era de solo dos carreras.

A cerrar el lazo vino el jovencito Vladimir Gutiérrez, y a pesar de meterse en algunas complicaciones supo salir a flote. Luego fue sustituido para «conservar» por Isbel Hernández, quien sentenció un triunfo que puede resultar un mazazo psicológico para el elenco de la capital.

De tal forma, la escena quedó lista para el definitorio cruce de armas que esta tarde develará el nombre del otro finalista de la pelota cubana. Todo apunta a que el alto mando de Industriales encomiende su suerte al refuerzo agramontino Vicyohandri Odelín, mientras que desde el lado pinareño nos comentaron que el asumido avileño Osmar Carrero estaba listo, pues su indisposición en su más reciente salida se trató de una fatiga muscular. De cualquier forma, los escasos envíos realizados por Vladimir Baños hacen posible una nueva incursión.

Resultado del viernes

Capitán San Luis
C H E
IND 1 0
0
0
0
0 0 0
0
1 5
0
PRI 0 0
0
0
0
3
3 1 x
7 14 1
Ganó: J. A. Martínez (8-4) Perdió: J. R. Montesino (0-1) HR: W. Saavedra

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.