¡Se prendió la final!

La novena de Pinar del Río se apuntó este miércoles un importante triunfo, al superar 12-5 a los Cocodrilos de Matanzas

 

Autor:

Raiko Martín

MATANZAS.— Aunque dio sus dos primeros pasos, la final de la presente temporada beisbolera amaneció como si nada hubiese pasado. Se despide momentáneamente de esta ciudad en total equilibrio, después que la novena de Pinar del Río, en otro alarde de capacidad para recuperarse de sus tropiezos, nadara a contracorriente hasta apuntarse un importante triunfo, su primero en este pulso que promete emociones a granel.

Si el duelo de apertura fue a la vez tenso y ordenado, el jugado este miércoles navegó con rumbo incierto durante unos primeros compases casi caóticos. Y de tal forma, lo que parecía otra dentellada inmisericorde de los Cocodrilos, terminó convirtiéndose en la mayor certeza de que los tabaqueros no andaban al pairo en el pantano.

Otra diferencia con respecto al anterior cruce de armas la marcó la incapacidad expresa de ambos abridores para superar el primer tercio del choque. Aunque a decir verdad, soy de los que piensa que Urquiola pudo darle más carrete a Julio Alfredo Martínez, víctima de la nefasta defensa verde en el capítulo de apertura.

Pero el timonel pinareño, que sabe y tiene muchísima más experiencia que este redactor, optó primero por los servicios del jovencito Liván Moinelo. Y luego no le tembló el pulso para echar mano al también debutante Vladimir Gutiérrez, autor de una soberbia faena que apuntala aún más su candidatura a Novato del Año. Sin muestras de presión, con buena mezcla de lanzamientos y cierta dosis de coraje en los momentos más complicados, hilvanó seis ceros consecutivos como si fuese un consagrado.

Tampoco lo pensó mucho Víctor Mesa para buscarle una alternativa a Cionel Pérez, otro aspirante a la nominación de debutante más sobresaliente. El quinto vuelacercas de William Saavedra en esta postemporada y un hit de Peraza a continuación fueron suficientes para activar el operativo de rescate, que fracasó primero con Alexander Bustamante y después con Lázaro Blanco. No fueron pocos en el graderío los que pensaron en un zurdo para sustituir al refuerzo granmense y lanzarle a Giorvis Duvergel con las bases llenas. Sin embargo, el alto mando local se decantó por la continuidad, y el guantanamero, en conteo favorable, le despachó la pelota más allá de los límites del jardín derecho para redondear el letal racimo de siete anotaciones.

Para semejante varapalo no hubo respuesta visible. Tampoco apareció la contención ni para la conga visitante desbordada en su sano gozo, ni para la maquinaria ofensiva pinareña, que en toda la noche se dio banquete frente a un contingente de 12 tiradores de los más disímiles pelajes, todo un récord, al menos para los play off.

Menos recursos precisó Urquiola para poner la nave en puerto seguro. Como en el juego que hace pocos días lo convirtió en mánager finalista, Isbel Hernández le respondió a la hora de pasarle el pestillo a la puerta del triunfo.

Así las cosas, esta final enrumba hacia la tierra del mejor tabaco del mundo. Allí, y de seguro frente a otra espectacular concurrencia, ambos equipos plantarán mañana sus respectivas banderas con el objetivo compartido de sacar una nariz de ventaja en esta carrera por el trono de la pelota. Poca cosa, pero por lo visto hasta ahora, pudiera terminar valiendo un campeonato.

RESULTADOS DEL MIÉRCOLES


Victoria de Girón
C H E
PRI 0 7 0


0
0

0


12 13 3
MTZ 5 0

0
0
0
0
0
0
5 9 1
Ganó: V. Gutiérrez (6-5) Perdió: L. Blanco (11-7) HR: W. Saavedra, G. Duvergel

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.