Domadores con sus ganchos a la final

Los Domadores de Cuba se impuso cómodamente por barrida de 5-0 al intento y la fuerza de la franquicia de Rusia

Autor:

José Luis López

Realmente, sí hubo cambios en el «guión» previsto. Nadie lo vaticinó, pero el mejor aval técnico de los Domadores de Cuba se impuso cómodamente por barrida de 5-0 al intento y la fuerza de la franquicia de Rusia, en el match de vuelta semifinal de la IV Serie Mundial de Boxeo (WSB, por siglas en inglés), disputado este viernes en el Coliseo de la Ciudad Deportiva en la capital.

Con este triunfo, la tropa del entrenador-jefe Rolando Acebal ya espera por su rival de la gran final, el que emergerá del duelo de hoy entre Astana Arlans Kazakhstan y Azerbaijan Baku Fires, cotejo que marcha 3-2 a favor de los kazajos.

El festín de los cubanos lo inició el mosca Leodán Núñez, quien paseó la distancia frente al titular nacional ruso Ovik Ogannisian y lo derrotó 3-0 (50-45, 49-46, 50-45). El capitalino hizo caso omiso de una herida a solo 20 segundos de iniciarse el pleito, tiró más y llevó siempre la iniciativa.

Luego, se confirmaron las esperadas tres victorias consecutivas, con un trío de pugilistas dueños de mejor esgrima boxística y aval internacional.

A saber, el bicampeón mundial Lázaro Álvarez (60 kg) le pegó con todo, desde diversos ángulos y en las tres distancias a Konstantin Bogomazov, incluido un potente gancho de derecha en el primer round, que mereció conteo de protección para el visitante. Y los jueces, muy claros con sus boletas, le tributaron merecido fallo de 3-0 (50-45, 48-47, 49-46).

Y acto seguido, el monarca olímpico Roniel Iglesias (69 kg) se encargó de asegurar el boleto de los Domadores para la gran final.

Con el match 2-0 favorable a los alumnos de Acebal, todo el coliseo se levantó para corear los continuos golpes del zurdo pinareño.

Roniel apenas vio resistencia del bronce olímpico Andrei Zamkovoi. Lo molestó con su jab de derecha y combinó bien con su gancho y swing de derecha, para firmar un amplio 3-0 (49-46, 50-45, 50-45).

«Sabía que este combate decidía la clasificación para la final. Y no podía quedar mal con mi equipo y este público presente», aseveró Roniel a JR.

Con el trámite cumplido, el bicampeón mundial Julio César la Cruz mostró su actual excelente estado de forma física, para vencer 3-0 (triple 50-45) a Aleksander Khotyantsev. Lo mayoreó en las tres distancias, combinó sus golpes rectos con swinnes y ganchos al torso de su rival y exhibió mejor defensa que otrora. El premio fue esa amplia votación favorable.

«El plan táctico fue mucha movilidad y velocidad de piernas y manos. Estuve concentrado y mejoré un defecto que me ha estado siguiendo: mantuve la guardia en alto», aseveró La Cruz a JR tras bajar del ring.

Y en el combate de cierre, el supercompleto José Ángel Larduet quebró todo pronóstico, ese que lo tildaba como el presumible derrotado. Perdió el primer round. Pero escuchó bien los señalamientos que le hicieron en la esquina. Luego se metió más en el pleito, tiró mucho, especialmente en la pelea cuerpo a cuerpo, y los jueces lo premiaron con un 2-1 (48-47, 47-48, 48-47) ante el rey europeo Magomed Omarov.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.