Salsa y merengue para hacer el postre

Las selecciones de Cuba y República Dominicana se enfrentarán esta tarde en el coliseo de la Ciudad Deportiva. Estos mismos equipos animarán el sábado el partido que definirá al dueño del único boleto disponible para asistir al Campeonato Mundial de voleibol masculino

Autor:

Raiko Martín

El curso del grupo clasificatorio P de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe (Norceca) rumbo al próximo Campeonato Mundial de voleibol masculino transitó hasta hoy por cauces tranquilos. Y eso se traduce en que las selecciones de República Dominicana y Cuba llegaron a su primer duelo particular sin haber perdido ni un set en sus dos primeras presentaciones.

Digo el primero, porque cualquiera que sea el resultado del duelo de esta tarde entre quisqueyanos y criollos en el coliseo de la Ciudad Deportiva capitalina, serán estos mismos rivales los que mañana animen la final que definirá al dueño del único boleto disponible para asistir a la cita universal, que arrancará el último día de agosto en varias ciudades de Polonia.

El elenco dominicano, ahora bajo el mando del cubano José Álvarez Cutiño, certificó su más reciente triunfo frente al discreto equipo de Barbados en sets corridos, con marcadores de 25-13, 25-16 y 25-21. Por los vencedores Ricardo Recio fue un verdugo, con 13 puntos, inalcanzables para el resto de los protagonistas.

En las filas visitantes impera un optimismo basado en el nivel de varios de sus jugadores con experiencia en ligas de primer nivel como la rusa y la brasileña. Son los casos del propio Recio, de José Miguel Cáceres y Elvis Contreras, quienes pudieran complicar de cierta manera las aspiraciones cubanas. «Sabemos lo difícil que resultará, pero nuestro objetivo es regresar con la clasificación en el bolsillo y confío en el nivel de mis jugadores», había declarado Álvarez Cutiño previo al inicio de las hostilidades.

Sin embargo, a varios especialistas consultados, sin dejar de ver superior al joven elenco de casa, les preocupa más la reacción frente a un rival que pueda igualar sus prestaciones sobre la cancha. Porque tanto el ataque como el bloqueo de los vecinos dominicanos es marcadamente superior al enfrentado hasta el momento por los cubanos.

Antes del choque de hoy, los cubanitos han paseado la distancia, pues en su segunda confrontación arrollaron literalmente a la representación de Surinam con abultadas pizarras parciales de 25-13, 25-9 y 25-11.

Otra vez las desproporcionadas diferencias en todos los órdenes de juego permitieron al estratega Rodolfo Sánchez involucrar a todos sus jugadores en el esperado triunfo. Por lo tanto, el peso ofensivo quedó esta vez mucho más repartido, aunque fue una buena noticia que Osmany Uriarte, con un discreto desempeño durante el estreno frente a los barbadenses, cumpliera ahora con las expectativas y liderara el ataque con 13 anotaciones a su cuenta.

Para más tranquilidad, el grupo disminuyó ahora en diez la cifra inicial de errores no forzados para dejarla en 14, y esto será una de las claves para someter a los quisqueyanos en los duelos por venir.

Así las cosas, después del ensayo quedará todo listo para la decisiva puesta en escena. De salir airosos, y gracias al «arrastre» de algunos resultados que lo mantienen como el equipo de Norceca con la segunda mejor ubicación en el ranking mundial, los cubanitos estarían enrolados en el grupo B del Campeonato Mundial. En esa llave compartirían cartel con la potente escuadra de Brasil, y los elencos de Alemania, Túnez, Corea del Sur y Finlandia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.