Domadores, ¡que sí, que sí! - Deporte

Domadores, ¡que sí, que sí!

La franquicia de Cuba derrotó 6-5 a Bakú Fires, de Azerbayán, en la gran final de la IV Serie Mundial de Boxeo

Autor:

José Luis López

Una sensacional demostración del subcampeón del orbe Arisnoydis Despaigne (69 kilogramos) certificó el triunfo por 6-5 de Domadores de Cuba sobre Bakú Fires, de Azerbayán, en la gran final de la IV Serie Mundial de Boxeo (WSB, siglas en inglés).

En el Centro Olímpico Serhedchi, el capítulo final debió definirse en un combate extra, en el cual el santiaguero se enfrentó a Yauheni Ramashkevich y lo venció categóricamente por 3-0 (49-46, 49-46,49-46). La pelea llegó con un cerrado 29-28 al cuarto round, pero Despaigne no se dejó robar la iniciativa, tiró golpes de todo tipo y condujo el ritmo de pelea, para merecer el voto unánime de los jueces.

Como se previó, el match se inició con la derrota de Gerardo Cervantes, por 0-3 (45-50, 45-49, 44-50) ante el experimentado Elvin Mamishzada, quien aprovechó los fallos mostrados por el avileño y sacó buen provecho en el contraataque.

De tal forma, la pizarra mostró paridad de 3-3, pues Cuba había vencido por 3-2 en el primer cartel.

De romper el abrazo se encargó luego el campeón mundial Roniel Iglesias (69) —a pesar de no comportarse sobre el ring con su tradicional repertorio de golpes y velocidad para lanzarlos—, al deshacerse con un 3-0 (49-46, 49-46, 48-47) de Mahamed Nurudzinau. El pinareño cedió en el asalto inicial, pero se llamó a capítulo y llevó al ring su mejor esgrima boxística para sellar su quinto triunfo sin fracaso en el certamen.

Sin embargo, luego se sucedieron par de victorias del cuadro anfitrión, que (casi) pusieron el enfrentamiento en punto de mate.

En los pesos ligeros, el titular mundial 2007, Albert Selimov, se mostró más certero en sus combinaciones, defendió bien y sacó provecho del combate en la riposta ante el doble monarca del orbe Lázaro Álvarez, quien así perdió el invicto en esta WSB. El éxito de Selimov fue por 2-1 (49-46, 48-47 y 47-48).

Y más tarde, al gigantón Arslanbek Makhmudov (+91) lo favorecieron los jueces en detrimento de José Ángel Larduet, quien se metió con valentía en la corta distancia y dio los mejores golpes, muchos en forma de swing al rostro de su rival. Pero el injusto premio fue a manos del local: 2-1 (49-46, 48-47, 47-48).

Entonces, con el marcador global favorable 5-4 a los azeríes, el bicampeón mundial Julio César La Cruz (81) dejó demostrado que es un verdadero as de la riposta. Le dio una sarta de golpes, tanto rectos como ganchos y swinnes, a Mikhail Dauhaliavets, para derrotarlo sin contratiempos por 3-0 (50-45, 50-45, 50-45).

Así, con la igualdad de 5-5, la escena quedó lista para la disertación de Despaigne, quien puso el éxito necesario para guardar la preciada corona en la vitrina de los Domadores.

Los debutantes alumnos del entrenador-jefe Rolando Acebal cerraron la justa con una cosecha de 63 victorias y 18 derrotas. Entonces, para la próxima temporada saldrán como favoritos para retener el título. ¿Alguien lo duda?

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.