Hay «café» en los octavos

Colombia venció este jueves 2-1 a Costa de Marfil, en el estadio Nacional, de Brasilia y así, se convirtió en el tercer equipo que avanza a los octavos de final

Autor:

José Luis López

De calientico y dulzón «café», se saboreará la venidera fase de octavos de final, de la Copa del Mundo de Fútbol Brasil 2014. Apoyada en los botines del volante creativo James Rodríguez y las providenciales intervenciones del veterano defensa Mario Yepes, la selección de Colombia venció este jueves 2-1 a Costa de Marfil, en el estadio Nacional, de Brasilia. Y así, se convirtió en el tercer equipo que avanza a los octavos de final, fase a la que ya llegaron Holanda y Chile.

El joven James, quien enlazó eficiente «mancuerna» con el veloz Juan Cuadrado, sacó sumo provecho de la presión que le hicieron sus coequiperos al peligroso mediocampista Yaya Touré, a quien apenas dejaron acariciar la esférica. Así, el volante del Mónaco tuvo mucho espacio y pudo llegar en reiteradas ocasiones al área chica, tanto con pelota dominada, como con sus letales centros rasantes. Por demás, James marcó el primer gol de los cafeteros, en el minuto 64, de cabeza tras el cobro de un córner por parte de Cuadrado. Este fue el primer saque de esquina colombiano que no cobraba él. Y lo transformó en gol. Además, realizó el pase que terminó con la segunda diana, al aval de Juan Quintero, en el 70’.

Mientras, el cuadro africano no fue un manjar fácil de digerir. Todo lo contrario. Apostaron una vez más a su potencial físico, y jugadores como Tioté y Gervinho, le exigieron sin mesura a los defensores rivales. Pero en esa área, aparecía un  «muro» de apellido Yepes, cuyo oficio para desviar balones y meter fuerte las piernas, se unió a su ya probado corazón guerrero, para evitar males mayores al cuadro sudamericano. La diana marfileña llegó en el 72’ y fue de Gervinho, quien en preciosa jugada individual, dribló a dos defensas y batió al cancerbero Ospina con un potente derechazo.

Este triunfo cafetero les permitió avanzar a los octavos, ya que Grecia y Japón igualaron a cero, en el estadio Das Duanas, en Natal. Los helénicos debieron consolidar aún más de lo normal su «muralla», pues perdieron al volante de recuperación Kostas Katsunaris, en el minuto 37. Los «samuráis azules» atacaron con todo: velocidad, bandas abiertas, toques largos y cortos. Pero no pudieron perforar la cabaña de Karnesis.

En el otro partido de la jornada, me vuelvo a quitar el sombrero ante el ariete uruguayo Luis Suárez, cuya participación en la justa mundialista se tornaba (casi) imposible por una seria lesión. Pero el delantero del Liverpool inglés, quien no pudo jugar en el primer duelo frente a Italia, ahora sí calzó los botines. Su equipo lo necesitaba. Y él respondió con lo mejor que sabe hacer: meter goles. Con su magia en el toque al balón, firmó las dos dianas en la cerrada victoria de Uruguay ante Inglaterra (2-1), que mantiene al equipo charrúa con posibilidades de poder avanzar a octavos. Salió Luisito del dique seco en el que estuvo 28 días para recuperarse de la rodilla izquierda. Y todo Uruguay se lo agradece. Sus lágrimas después del partido, hablaron por sí solas del carácter del bien llamado Pistolero charrúa. De hecho, ya puso en alerta a la respetabilísima defensa de Italia, para el juego del próximo martes 24. Wayne Rooney marcó por los ingleses.

Hoy se desarrollarán tres partidos: Italia-Costa Rica lo harán por el grupo D, en tanto Suiza-Francia y Honduras-Ecuador se enfrentarán por la llave E.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.