¡Chispa en los cuartos!

Las selecciones de Brasil y Colombia aseguraron este sábado su avance a los cuartos de final de la Copa del Mundo 2014, que presagian un atractivo duelo entre ambas seleciones, el próximo viernes, en la ciudad de Fortaleza

Autor:

José Luis López

¡A vestirse de amarillo! Con trámites bien diversos, las selecciones de Brasil y Colombia aseguraron este sábado su avance a los cuartos de final de la Copa del Mundo 2014, que presagian un atractivo duelo entre ambas seleciones, el próximo viernes, en la ciudad de Fortaleza.

En el estadio Mineirâo, en Belo Horizonte, la escuadra «verdeamarella» zanjó una pírrica victoria frente a Chile, por 3-2 en la tanda de penales, después del empate 1-1 en 120 minutos de juego.

La «canarinha» repitió el libreto de la etapa de grupos: las terribles gambetas del crack Neymar, y la velocidad de sus volantes y laterales, así como los centros o remates de media distancia. ¿Y sus delanteros? Ni el incombustible Hulk —intentó un gol con la mano—, ni Fred, y mucho menos su sustituto Jô, crearon peligro a la zaga chilena. Pero sí tuvieron como héroe a su cancerbero Julio César, que contuvo dos remates.

Chile, con el aporte del volante Arturo Vidal y de su ariete Alexis Sánchez, tuvo mayor posesión del balón (51 por ciento) y completó más pases (424). En tanto, Brasil fue más ofensivo: hizo 23 disparos —13 a puerta—, pero solo anotó uno, a los 18 minutos, por intermedio de David Luiz, tras un centro de izquierda, cuando el arquero Claudio Bravo había quedado de espaldas a la jugada.

La respuesta chilena llegó en el minuto 32. Alexis aprovechó un error a la salida de un lateral de Brasil, y venció con un remate bajo a Julio César.

El fútbol estuvo presente en el primer tiempo. Pero se ausentó en el segundo, que vio predominio del músculo y la incapacidad creativa. En el último minuto de la prórroga, Chile tuvo la posibilidad de ganar con un remate de Mauricio Pinilla que pegó en el travesaño. Lo demás, ya se conoce: los «tentáculos» de Julio César auparon a Brasil en la tanda de penales.

Pero si el pentacampeón Brasil debió sudar la camiseta para salir airoso, y complacer a sus hinchas, Colombia le recetó un baile de fútbol a Uruguay, en el estadio Maracaná y lo venció por 2-0, para avanzar a cuartos de final por primera vez en su historia mundialista.

Y el «primer bailarín» fue el volante creativo James Rodríguez. Tan solo un día después de ser nombrado por la FIFA como el jugador más sobresaliente de la primera fase, el joven marcó los dos tantos y se sitúa, con cinco, como máximo goleador del torneo.

Corría el minuto 28, cuando el mediapunta del AS Mónaco rubricó uno de los mejores goles en lo que va de torneo. O tal vez, el mejor. Le llegó un balón desde la frontal y lo controló con el pecho, de espaldas a la portería. Se dio la vuelta, y sin que la esférica cayera a la cancha, mandó un potentísimo disparo, que rebotó en el larguero del arco de Fernando Muslera antes de entrar.

Colombia tuvo más dominio del balón (54 por ciento) y completó más pases (338), gracias a James, «dueño y señor» del mediocampo. Y en el minuto 50, el «diez» cafetero selló una preciosa jugada colectiva, enviando a gol, con el interior del pie y desde dentro del área pequeña, un gran pase de cabeza de Juan Cuadrado. Y ahí mismo, Uruguay cayó a la lona.

El chico acabó el juego con 28 pases completados, una recuperación, cuatro disparos y un total de 8,5 kilómetros recorridos, además de los dos goles. Realmente, James ha suplido con creces la ausencia del «Tigre» Falcao. La afición y el fútbol, se lo agradecen.

Este domingo habrá otros dos juegos de octavos de final: Holanda-México y Costa Rica-Grecia.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.