Órbita intercontinental

Este viernes el pentacampeón Brasil se medirá con Colombia, en el estadio Castelâo, de Fortaleza, mientras que Alemania-Francia lo harán en el Maracaná, en Río de Janeiro

Autor:

José Luis López

Quisieron el sorteo, y los goles en la fase de grupos y octavos de final, que selecciones de un mismo continente movieran la Brazuca hoy, en la primera fecha de cuartos de la Copa del Mundo de Fútbol Brasil 2014.

Por América, y en especial su territorio sur, el pentacampeón Brasil se medirá con Colombia, en el estadio Castelâo, de Fortaleza, mientras que Alemania-Francia lo harán en el Maracaná, en Río de Janeiro.

El duelo americano ya está cantado: la historia del pentacampeón contra la «sorpresa cafetera». O lo que es lo mismo   decir: la disputa entre los dribles y las gambetas de Neymar y el tino de James Rodríguez en los pases, asistencias y goles, pues es el máximo perforador del torneo, con cinco.

La canarinha no ha gustado. A su técnico Luiz Felipe Scolari no le interesa el jogo bonito y sus hinchas parecen adaptados a eso. Lo vital es ganar y seguir en busca del sexto título. Pero antes del juego, los brasileños deberán superar primero la presión del público, que no admitirá un fracaso ante Colombia, al que muy pocos ubicaban en cuartos de final, máxime con la ausencia de su «Tigre» Falcao.

Scolari seguramente mantendrá su mismo equipo, con un solo cambio obligado: retornará Paulinho tras la suspensión, por acumulación de amonestaciones, del volante Luiz Gustavo.

Para Colombia, la clave del triunfo será la tenencia del balón y su eficiente toque corto, más la seguridad defensiva que le brindan el central Mario Yepes y su cancerbero David Ospina. Teófilo  Gutiérrez y Jackson Martínez en el ataque, junto a James y Juan Cuadrado en la creación le crearán muchos peligros a la zaga verdeamarella.

Pulso Europeo

Mientras, el ganador del difícil duelo Francia-Alemania tendrá el otro cupo en semifinales.

Los alemanes llegan al partido tras una pobre demostración en su triunfo por 2-1 frente a Argelia, en octavos, en tanto Francia ha mostrado uno de los juegos más compactos y efectivos del torneo, aunque también debió llegar a los últimos diez minutos para definir ante Nigeria por 2-0.

Francia y Alemania se enfrentaron en tres ocasiones en mundiales. Los galos solo se impusieron en la primera, con un 6-3 en el partido por el tercer puesto en Suecia 1958. Después, los germanos ocasionaron dos costosas derrotas consecutivas a les bleus en las semifinales de 1982 y 1986.

Ambos cuadros apostarán a su principal baza: el dominio del balón de sus volantes, tantos de contención como creativos. Cabayé y Valbuena harán la «mancuerna» gala, teniendo por detrás el talento y la fortaleza física de Pogba y Matuidi. En tanto, si yo fuera el técnico Joachim Löw, apostaría por el tradicional juego horizontal alemán, sin tanto «toca-toca» y buscando más la portería de Lloris. Para ello, llevaría a la cancha a otro delantero, André Schürrle, para que ayudara a Müller. Y Götze iría al banco.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.