A jugar sin equivocaciones

Califica Alfonso Urquiola de positivo el entrenamiento de la preselección nacional de béisbol con vistas al tope Cuba-Estados Unidos

Autor:

Hugo García

Matanzas.— «El próximo tope Cuba-Estados Unidos tiene un nivel competitivo alto y nuestra filosofía es ganarlo, tener alta la autoestima, porque siempre que uno prepara un equipo es con esa idea, no para perder».

En la propia grama de la primera base del estadio Victoria de Girón conversamos con Alfonso Urquiola, director de la preselección nacional, quien afirma que la primera semana de preparación fue «organizativa, informativa, de proyecciones, con el trabajo específico, técnico, táctico y estratégico, teniendo como parámetros principales la información sobre las características de los norteamericanos, cómo juegan y cómo fue el tope anterior».

«Fue una preparación positiva desde todos los puntos de vista, sobre todo por la dinámica de grupo, la disposición de los muchachos, pues sin estos parámetros no se lograría una buena preparación», considera Urquiola, quien añade que en los próximos Juegos Centroamericanos y del Caribe debe estar alrededor del 90 por ciento de los peloteros de este grupo.

Por estos días hemos visitado esa instalación matancera, donde apreciamos, pese al intenso calor, el fuerte entrenamiento del equipo que topará con Estados Unidos a partir del 23 de julio.

El estratega refirió que el pitcheo es joven, pero con un gran talento y calidad: «Siempre se ha dicho que la incógnita es el pitcheo; sin embargo, en los últimos campeonatos el pitcheo ha sido el plato fuerte del equipo, y ahora contamos con lanzadores talentosos, que es lo importante, y trabajan duro en la técnica y la estrategia, la secuencia de lanzamientos, teniendo en cuenta que estas son series en que los juegos casi siempre se definen por una o dos carreras; por eso hay que estar claros en cada lanzamiento, en cada jugada, en cada uno de los fundamentos. No podemos equivocarnos porque por ahí se nos pueden ir las victorias», afirmó.

Urquiola consideró que un equipo tiene que ser integral y dominar todos los elementos del béisbol, tanto la ofensiva, defensiva, corrido de bases, toques de bolas, pues esos fundamentos son esenciales.

«El béisbol actual en Cuba no es mejor ni más malo que en años anteriores, porque son distintas épocas, la filosofía del béisbol ha cambiado y los sistemas de juego también», manifestó a JR.

«Nosotros estamos en una época en que tenemos que cambiar nuestra filosofía, antes se jugaba más a la ofensiva, al batazo. Primero había bate de aluminio, no incursionaban los profesionales. Ahora el equipo debe ser mas integral, los jugadores deben dominar los fundamentos, deben tratar de ser buenos corredores en las bases, el béisbol se juega a fabricar las carreras, saber correr, tocar la bola; no es que un equipo sea mejor que otro, sino que está en dependencia de cómo juega en cada momento. No podemos equivocarnos, tenemos salir a jugar y a jugar bien», asintió Urquiola.

Desde finales de junio el grupo comenzó a entrenar y a jugar. «Nosotros tenemos como materia prima los talentos, los jugadores; en Cuba salen los peloteros, aunque sí tenemos que perfeccionarlos, eso para nadie es un secreto. El béisbol ha tenido una superación grande, hay que cambiar el sistema de juego, la fuerza por la rapidez, con un sistema de juego para compensar al contrario; no podemos seguir esquematizados en que vamos a dar dos jonrones uno detrás del otro, o que vamos a dar tres hits consecutivos, tenemos que pensar en colocar la bola, correr las bases, realizar todas las acciones colectivas, tener cultura en el home, hay que pensar que todo en el béisbol es importante, porque internacionalmente es muy preciso y con mucha profesionalidad», concluyó el timonel pinareño.

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.