Una niña diferente

A sus diez años, Mayté González Rodríguez acaba de obtener en los recientes Juegos Escolares siete medallas de oro en siete pruebas: 50 metros estilo mariposa, 50 espalda, 100 libre, 200 metros combinados, 200 libre y los relevos libre y combinado

Autor:

Abdul Nasser Thabet

Me dijo que tenía que desentrenar porque el corazón a esa edad es muy frágil y sufre mucho. Lo soltó con la naturalidad de una cardiocirujana. Yo la miré, medio bobo, y me pregunté si en verdad tenía diez años. «¿Tú eres Mayté?». «Mayté González Rodríguez», respondió sonriente y meneando la cabeza. Enseguida Calixtín  —el fotógrafo— se empecinó en ponernos al sol, buscando no sé qué efecto de «contra algo» con la piscina para que la imagen fuera de máxima calidad… bla, bla, bla —menuda manía la de esta gente. La cosa es que puso a la nena, y a mí, a sudar. Pero en verdad ella ni chistó.

Se notaba que estaba loca por tirarse al agua, pero quería cumplir disciplinadamente con el compromiso de conversar con el periodista. Para ser sincero, tengo que reconocer que fui directamente a buscarla. Había escuchado muy buenas cosas de esta niña linda y no podía perder la oportunidad.

—Te vi competir, pero no sabía que eras tú. En ese momento me estaba marchando ¿Me disculpas?

-Claro (entonces volvió a sonreír y yo me sentí exonerado).

—¿Siete medallas de oro en siete pruebas?

—Sí, en todos los eventos en que participé: 50 metros estilo mariposa, 50 espalda, 100 libre, 200 metros combinados, 200 libre y los relevos libre y combinado. No participé en más pruebas porque no nos dejan con esta edad.

—¿Todo eso en tus segundos Juegos Escolares? ¿Cuándo fue que comenzaste en este deporte?

—Empecé a los siete años. Primero estuve en nado sincronizado. Luego decidí pasarme para natación porque me gusta más y es una mejor carrera para mí.

Hablaba como una mujercita. El sol no picaba mucho… todavía. Recordé que en los 50 metros espalda Mayté consiguió un mejor tiempo (36,49 segundos) que el ganador entre los varones de su edad (37,01) y que en los 200 combinados registró un crono más destacado (2.47,38 minutos) que el de la talentosísima espirituana Melisa Morejón (2,48,49), dueña de ocho preseas doradas en la categoría inmediata superior (11 años) de estos 50 Juegos Escolares Nacionales.

—¿Cómo ganas así de fácil y logras esas marcas tan asombrosas?

— Siguiendo las instrucciones de mi profesora, Mirta Díaz y esforzándome al máximo.

— ¿Cuándo no estás en el agua qué te gusta hacer?

—Jugar con mis amigos y ver películas.

—Sabes que para ser una buena atleta también hay que estudiar mucho…

—Sí, sí, lo sé, si a mi me encantan las Ciencias. Mira, en Historia siempre salgo muy bien, pero no me gusta tanto…es que hay que aprenderse muchas fechas.

—¿Qué harás al terminar la primaria?

— Yo quisiera continuar mi carrera deportiva y luchar por tener los mejores resultados. Luego veré qué hago en el futuro, porque eso nadie lo sabe.

—¿Tus deportistas favoritos?

—Hanser García y Michael Phelps. Al Pollo lo he visto muchas veces de cerquita, pero a Phelps solo en el televisor.

—¿Qué estilos prefieres?

— Los 200 metros combinados, porque adoro las distancias largas y me gusta nadar todos los eventos.

—Oye, pero eso cansa mucho…

—No tanto. Además, con el esfuerzo llegan los resultados.

—Me dijeron que hace poco ganaste la Copa Marcelo Salado, un premio muy importante, porque te acercaste al récord mundial en tu categoría…

— Fue en el 100 espalda. Hice 1.19,08 minutos. Es algo complicado de explicar, porque dan puntos a todos los niños en dependencia de sus tiempos en cada prueba. Yo soy buena espaldista, pero me gusta el 50 mariposa. Para que tú veas, no tuve un buen desempeño porque en ese momento usaba una trusa que se me embolsaba, hacía peso y me dificultaba nadar como yo quería.

—¿Otras justas de nivel?

—¿Tú quieres decir que en cuáles competencias importantes he participado?

—Claro, eso mismo. «Otras justas de nivel…¿A quién se le ocurriría preguntarle eso a una niña?», me dije mientras ella seguía con su pose de chiquita madura y tierna.

— Este año también competí en el Tope Nacional, en la provincia de Sancti Spíritus, en la Copa 8 de Marzo, de Villa Clara y en la Copa 4 de Abril, en Pinar del Rio. En todas fui escogida la atleta más destacada. Por eso y por mis medallas y tiempos espero matricular en la Escuela Nacional de Natación Marcelo Salado.

Le di un beso y di por terminado su suplico. Al momento corrió junto al resto del grupo. Había tremendo alboroto. Al parecer, se toman el nado como un juego más. Un buen ingrediente de la profe Mirta, quien recopiló con un puñado de niños 21 medallas de oro, dos de plata y una de bronce.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.