El gigante va en el centro

Javier Jústiz, una de las promesas del baloncesto varonil cubano, tuvo una actuación destacada en el Torneo Centrobásquet que concluyó el pasado jueves en Nayarit, México. Antes de que partiera al certamen, JR conversó con él

Autor:

Norland Rosendo

Nunca antes había tenido que estirar tanto la mano para que mi grabadora pudiera recoger, a duras penas, la voz de un entrevistado. El baloncestista Javier Jústiz Ferrer se percata de mi esfuerzo y se inclina un poquito, como si adoptara la posición de tiro, y lanza sus respuestas al aire para que caigan como un canastazo de tres puntos en las páginas de JR.

El muchacho de Santiago de Cuba tiene 21 años y parece una torre de central en medio de un desierto con sus 2,10 metros de estatura. Para Daniel Scott, director de la selección nacional masculina de baloncesto, Jústiz es una de las esperanzas para que ese deporte vuelva a levantar graderíos en Cuba.

—¿Siempre te gustó el baloncesto?

—Empecé a practicarlo con nueve años. Después me desvinculé un tiempo, hasta que me reincorporé para participar en la Liga Superior. Fue entonces cuando me captaron para la preselección nacional. En Cuba hay escasez    de jugadores altos y eso influyó   en que los entrenadores se fijarán en mí.

—Imagino que Joan Luis Haití te ayude mucho.

—Sí, es el mejor pívot de Cuba, juega fuerte. Siempre estoy observándolo, analizándolo. Aprendo mucho a su lado.

—¿En cuáles aspectos haces más énfasis durante la preparación?

—Trabajo para mejorar en los tiros de gancho, sobre todo, con mi derecha porque soy zurdo. Es muy importante ser eficaz con las dos manos. También quiero perfeccionar los lances desde la media distancia y la defensa. En el baloncesto moderno, una defensa hermética es un arma muy poderosa.

—¿Cuáles son tus expectativas más inmediatas?

—Soy una figura joven, debo aprender mucho. Esforzarme todos los días para llegar a ser titular del equipo Cuba.

—¿Y psicológicamente no estás presionado?

—No, en la selección existe un ambiente agradable. Hay unidad, espíritu de victoria y mente positiva. Sabemos que de nosotros depende que este deporte se recupere en Cuba. Nuestra filosofía es disfrutar el juego, así sale mejor el resultado.

—Dicen que el baloncesto aquí es más fuerte que técnico. ¿Qué tú crees?

—Pudiera ser, pero en la NBA también se juega con mucha rudeza, solo que los atletas allí son muy técnicos, y en este aspecto los cubanos tenemos que mejorar muchísimo.

—Supongo que tu ídolo aquí sea Haití.

—Exacto. Quiero ser como él.

—¿Y del baloncesto internacional?

—El norteamericano Shaquille O’Neal. Era un fuera de serie.

—Además del básquet, ¿practicas algún otro deporte?

—Te parecerá extraño, pero disfruto mucho el fútbol americano, porque se juega muy fuerte, como el baloncesto. Y a veces, voleibol.

Jústiz en el Centrobásquet

Aunque no formó parte del quinteto abridor, Jústiz tuvo oportunidades en todos los partidos para exhibir sus dotes como centro. En los tiros de campo encestó 20 de 39 (51,3 por ciento de efectividad), no lo intentó siquiera desde fuera del perímetro.

Si tomamos en cuenta que jugó 104 minutos, merece un reconocimiento que se haya apoderado de 27 rebotes bajo los tableros (nueve ofensivos y 18 defensivos) y que resultara el cubano con más bloqueos (nueve).

Pero sobre todo, el gigante de Santiago de Cuba demostró que tiene potencialidades para ser una de las estrellas cubanas del baloncesto.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.