Pasó un huracán - Deporte

Pasó un huracán

Pocas horas antes de cerrar en seis el cuadro de aspirantes al trono, solo la mitad de las candidaturas ha sido cubierta

Autor:

Raiko Martín

Como margarita en mano de un indeciso, así acabará hoy el calendario del I Campeonato Nacional sub-23 de béisbol, que si algo de interesante ha tenido, es este final de fotofinish. Porque pocas horas antes de cerrar en seis el cuadro de aspirantes al trono, solo la mitad de las candidaturas ha sido cubierta. Supongo que sea, principalmente, por lo corto y segmentado que ha sido su cronograma.

Pues bien, el último en subirse al tren de lo que, en este caso sería el equivalente a una postemporada, fue el equipo de Mayabeque, desde este miércoles inalcanzable en la cima del grupo B del torneo.

Los Huracanes, conducidos por Rigoberto Madera, se hicieron un hueco entre los posibles campeones al vencer por 6-3, en su mismo patio, a unos Elefantes cienfuegueros que todavía pudieran sobrevivir al corte definitivo.

Entre el ganador Javier Luzardo y el rescatista Javier Pedroso se las ingeniaron para dejar en solo tres imparables a la ofensiva sureña, la quinta mejor del campeonato antes de la fecha. Lázaro Águila resultó el pitcher derrotado.

En esa misma llave, y en partido intrascendente para el desenlace final, la novena habanera terminó por despeñarse luego de encajar una lechada de 0-8 frente a la representación de Villa Clara, que tuvo en Irving del Río su carta de triunfo.

El gran suspenso se mantiene en el grupo A con sede en Matanzas, donde todo parece indicar que será el resultado del duelo sellado el martes entre anfitriones y artemiseños, lo que desenrollará la madeja. Según los organizadores, el partido de marras se terminará en el intermedio de los dos enfrentamientos que hoy cierran el calendario.

En su más reciente incursión los yumurinos conservaron temporalmente la punta colgados del brazo de Noel Ortiz, artífice del triunfo por 1-0 sobre los muchachos de la Isla de la Juventud. Pedro Mesa se apuntó el salvamento mientras Javier Raña se llevaba la peor parte.

A su vez, los Cazadores no perdieron la pista gracias al triunfo por 8-1 sobre la tropa vueltabajera, hasta ese momento dueña de la mejor ofensiva del torneo. De frenarla se encargó Michel Ortiz, superior que Yasmani Castellón en el pulso sobre el box.

Mientras, en el apartado C los ya clasificados avileños aflojaron el paso para ceder por 2-11 frente a sus vecinos camagüeyanos, quienes tuvieron en Lisander Hernández las garantías del triunfo. Dagner Díaz vio marcado su casillero de reveses. Ahí mismo los muchachos de Sancti Spíritus continuaron su estéril recuperación con una victoria por 8-2 sobre Las Tunas, que solo influye en el ordenamiento final.

También se relajó Santiago de Cuba, amo y clasificado directo del pelotón D, aunque la lechada de 0-6 sufrida ante Granma sirvió para que los Alazanes menores se quedaran solos en el segundo puesto. Esto sucedió también con la ayuda de los guantanameros, por números el peor equipo de la competencia. Dicen que no hay enemigos pequeños, y los del Guaso le conectaron 12 hits al staff de lanzadores holguineros, para propinarles una costosa derrota de 2-4 que les envía al tercer escaño del grupo.

De tal forma, hoy se celebrará la jornada final del tramo clasificatorio, y solo después del último out se despejará totalmente el panorama. Si el campeonato se hubiese acabado este miércoles, habría que echar mano a la calculadora para definir los dos mejores segundos lugares, pues Artemisa presenta balance de 12 triunfos y 10 reveses con un desafío menos, en tanto Cienfuegos, Camagüey y Granma acumulan 12-11. Así que el final será —ojalá sirva de consuelo— como para alquilar balcones.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.