Un carpintero que «bota» el martillo

Cinco cubanos representarán a la Mayor de las Antillas en la segunda Copa Intercontinental de Atletismo. Con el lanzador del martillo Roberto Janet y su entrenador, Yoamel Ruiz, conversó JR

Autor:

Norland Rosendo

Solo faltan unos días para la segunda Copa Intercontinental de Atletismo. Hace cuatro años el certamen cambió de nombre e hizo algunos retoques a la estructura de la competencia. Pero básicamente es la misma Copa del Mundo a la que asistían equipos conformados por los dos mejores atletas de cada continente.

Esta vez el torneo será los días 13 y 14 de septiembre, en Marrakech, Marruecos, donde se darán cita conjuntos de América, Europa, África y un combinado mixto de Asia y Oceanía.

Allí participarán cinco cubanos, elegidos por su ubicación actual en el ranking mundial en cada una de sus disciplinas. Ellos son la corredora de 800 metros Sahily Diago, los discóbolos Yaimé Pérez (F) y Jorge Fernández (M), el vallista corto Yordan O’Farrill y el lanzador del martillo Roberto Janet. Con este último y su entrenador, Yoamel Ruiz, conversó JR durante una de las sesiones de preparación en el estadio Panamericano, al este de La Habana.

—Estuviste en la Copa pasada en Croacia y fuiste quinto con 74,87 metros. ¿Qué pronóstico tienes ahora?

—Según las valoraciones que hemos hecho y mis lanzamientos estables sobre 75 metros, debo estar entre los primeros cuatro. Pero quiero una medalla.

—Esta es una prueba en la que tienes rivales muy fuertes.

—Sí, sobre todo los europeos y asiáticos.

—¿Cómo ha sido tu preparación?

—Hasta ahora, buena. Estamos haciendo énfasis no solo en el aspecto físico, sino también en el técnico para mejorar la velocidad y la coordinación de los movimientos.

—¿Y has cumplido el período competitivo?

—Ahí sí tenemos algunas deudas. No hemos podido asistir a todas las competencias que hubiésemos deseado y que necesitamos para alcanzar la madurez y poder tener un comportamiento estable, incluso desde el punto de vista psicológico.

«Este año, por ejemplo, solo hemos participado en el Grand Prix de Puerto Rico, donde alcancé la medalla de bronce, y ahora fui el campeón del Festival Panamericano de México».

—Este año tienes un disparo de 75,99. ¿Crees que puedas superarlo antes de diciembre?

—Esa, centímetros más o centímetros menos, es la marca que estoy haciendo. Quiero cerrar la temporada con un registro mayor. Sé que puedo.

—¿Y las perspectivas?

—Estamos trabajando para llegar a los 80 metros, pero esa es una meta más ambiciosa. Si me estabilizo sobre 77 metros pudiera estar en el podio de cualquier competencia mundial. Pero te reitero, eso exige no solo entrenamiento, también hay que competir.

—¿Cuentas con los recursos imprescindibles para la preparación?

—Con lo básico sí, y en México nos regalaron ahora un martillo con las dimensiones oficiales, porque no teníamos ninguno así, de 110 milímetros de diámetro. Los gimnasios han mejorado, ya no hay que madrugar o hacer colas para realizar los ejercicios físicos.

—Después de la Copa Intercontinental, ¿irás a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz?

—Sí, y espero ganar la medalla de oro.

—¿Ya piensas en los Panamericanos de Toronto-2015?

—También quiero ser el campeón allí.

—¿Y en el Campeonato Mundial?

—Claro, pero la marca exigida la puedo hacer aquí en Cuba y después la Federación Internacional de Atletismo la homologa.

Los goterones de sudor, casi del tamaño del martillo, corren por el cuerpo de Roberto mientras hace ejercicios técnicos con el implemento en una jaula a la que le hace falta con urgencia un «barbero» que corte hierba.

El muchacho de Santiago de Cuba estira los ojos ante la inmensidad del campo de entrenamiento, y los clava a 83,48 metros, donde cayó el martillazo del polaco Pawel Fajdek, el mejor disparo de 2014.

Pero de reojo mira un poquito más lejos, hasta los casi míticos 86,74 m del ex soviético Yuriy Sedykh, quien ostenta el récord mundial desde el 30 agosto del ya casi borroso en el tiempo 1986.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.