Cositas para disfrutar

Con apenas un punto en su equipaje, el equipo cubano comenzará el miércoles su andar por la llave F de la segunda fase del torneo

Autor:

Raiko Martín

Nadie dijo que sería un paseo, pero tampoco que la clasificación cubana a la segunda fase del Campeonato Mundial masculino de voleibol, que continuará mañana en varias ciudades polacas, sería tan agónica. Solo un par de triunfos, uno de ellos al límite frente al elenco más débil del grupo B. Es muy poco para celebrar.

Así, los dirigidos por Rodolfo Sánchez comenzarán mañana su andar por la llave F de la segunda fase del torneo con apenas un punto en su equipaje y colosos que enfrentar. Los elencos de Rusia o Bulgaria parecerían sobre el papel los elencos más difíciles de batir, más el sostenido crecimiento demostrado por los canadienses —sus primeros rivales en la nueva aventura—, hacen del duelo de mañana otra odisea.

Los norteños terminaron segundos del segmento clasificatorio C, encajando apenas una derrota precisamente frente a los rusos en su estreno. Consiguieron batir a los búlgaros en cinco sets, y no les tembló el pulso a la hora de liquidar a México y China en sets corridos.

Después del debut, los cubanos enfrentarán a rusos y chinos, estos últimos los únicos que inician este trayecto en cero.

Aunque el panorama no sea esperanzador, hay señales en el plano individual que merecen ser destacadas y disfrutadas. Por ejemplo, consuela en parte saber que un jovencito como Javier Jiménez haya cerrado la etapa clasificatoria como el quinto mejor acumulador de puntos, gracias a sus 85 unidades. O que el central David Fiel marche en igual posición entre los máximos bloqueadores, pues sus 16 «murallas» efectivas arrojan un average de 0.76 por set.

Es un hecho que el capitán y opuesto Rolando Cepeda no ha estado siempre a la altura de sus posibilidades y responsabilidades. No obstante, el zurdo espirituano no ha desentonado desde la línea de servicios y ocupa el décimo segundo escaño de ese departamento, con ocho aces y un promedio de 0.38 por parcial.

Mientras, Leandro Macías ha hecho lo necesario para anclar en el séptimo puesto del listado de acomodadores y Keibel Gutiérrez es el sexto en el escalafón defensivo. En contraste, el vigésimo puesto del jovencito Osmany Uriarte demuestra que ha sido la recepción —sin contar la enormidad de errores no forzados— el punto más débil del equipo cubano.

De 2-2 en Panamericano femenino sub-23

La sexteta femenina de voleibol de Cuba alcanzó anoche su segunda victoria en la II Copa Panamericana sub-23, que tiene lugar en Chincha, Perú, al superar en tres parciales (25-10, 25-15 y 25-15) a la representación de Costa Rica.

Anteriormente, las antillanas habían aventajado al equipo de Colombia, también con pizarra de 3x0. Este torneo es clasificatorio para el próximo Campeonato Mundial de la categoría.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.