En «capilla ardiente»

La selección cubana sub-20 de fútbol está obligada a vencer hoy al invicto y favorito Trinidad y Tobago para mantenerse «con vida» en la fase final del Caribe

Autor:

José Luis López

Pende de un hilo que la selección cubana sub-20 de fútbol pueda mantenerse «con vida» en la fase final del Caribe, con asiento en Puerto España, Trinidad y Tobago.

Este certamen agrupa a ocho equipos divididos en dos llaves. En la A, compiten Cuba, Trinidad y Tobago, Surinam y el ya eliminado conjunto de Curazao, mientras que en la B, lo hacen Saint Kitts y Nevis, Haití, República Dominicana y Aruba.

Y los cuatro primeros lugares entre esos ocho elencos —a saber, los dos mejores de cada grupo—, obtendrán boletos para la ronda final de la Confederación Norte, Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf), que se disputará en Jamaica en enero del 2015. Allí se repartirán los cupos para la Copa del Mundo de ese año, en Nueva Zelanda.

Con todos esos tickets en el ruedo, los discípulos del ex portero William Bennett están obligados a vencer hoy al invicto y favorito cuadro anfitrión, que exhibe seis puntos.

Y seguro que ustedes querrán saber —aunque se lo imaginen— el porqué de esta «presión» competitiva para otro conjunto futbolero cubano. Pues someramente les comento que las escasas informaciones obtenidas dan cuenta de que los cubanitos menores de 20 años abrieron con triunfo de 1-0 contra Curazao.

En el minuto 52, el delantero cienfueguero Frank López fue derribado en el área chica por el defensor Andruw Stokkel y el árbitro principal decretó el penal. El cobro, ejecutado por Brian Rosales, fue detenido por el cancerbero curazaleño, pero el rebote quedó a los pies de Eddie Saname, quien envió la esférica al fondo de la red.

Pero luego, los alumnos de Bennett cedieron por 0-1 ante los surinameses, que jugaron el final del partido con un hombre menos después de la expulsión de su capitán Sorencio Juliaans, por doble amonestación. Los cubanitos no pudieron marcar y ahora están en «capilla ardiente».

Hoy, una victoria de cubanos y surinameses en sus respectivos encuentros provocaría un triple empate en la cima del grupo. Entonces, se iría a los goles a favor y en contra para decidir los dos clasificados a la gran final.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.