¡A ritmo de combate hacia Veracruz!

La fiesta regional se iniciará el venidero 15 de noviembre. Y Cuba, apoyada en sus deportes de combate, aspira a recuperar el trono tras su ausencia a la justa de Mayagüez, Puerto Rico 2010

Autor:

José Luis López

Al César, lo que es del César. Yo no albergo duda alguna —y creo que ustedes tampoco—, de que Cuba barrerá con el medallero en los venideros Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC), que se disputarán en Veracruz, México, del 15 al 30 de noviembre próximo. Aunque es probable que no sea con la «escoba» utilizada tradicionalmente en estas citas regionales, dado el aporte que brindan los técnicos de la Isla en los países del área, lo cierto es que ninguno exhibe un conglomerado de atletas con la estirpe necesaria para quebrar esa hegemonía.

Entonces, saco a colación una vez más que el poderío de los deportes de combate, en los cuales Cuba dejará muy pocas «plazas vacantes», será la bujía propulsora para reeditar el cetro por países. Máxime, cuando todos intentarán recuperar el trono tras la ausencia a los JCC de Mayagüez, Puerto Rico 2010. La mayoría de esas modalidades se disputarán en el World Trade Center (WTC), en Boca de Río, Veracruz.

Hoy, a 40 días del inicio de la máxima cita regional, Juventud Rebelde les trae declaraciones de varios federativos y entrenadores sobre lo más «caliente» en torno a esos trascendentales deportes.

Ganchos al estómago

Los ganchos de Roniel Iglesias serán indescifrables para sus rivales. Foto: Raúl Pupo.

Para nadie es un secreto que el aval competitivo de los diez boxeadores cubanos es muy superior al de sus rivales del área. Y si no, léanse estos perfiles: Robeisi Ramírez (56 kg) y Roniel Iglesias (69), titulares olímpicos; los bicampeones mundiales Lázaro Álvarez (60) y Julio César La Cruz (81), y Yasnier Toledo (64), doble medallista de plata del orbe. Los restantes serán Erislandy Savón (91), Arlen López (75), Yoandris Toirac (+91), Yosbany Veitía, bronce mundial en 49 kilogramos, pero ascendido ahora a los 52, y Santiago Amador (49).

Seguro estoy de que, como ha sucedido cada cuatro años, los entrenadores sueñan con ganar todos los cetros. No obstante, Alberto Puig, presidente de la Federación Cubana de Boxeo, pronosticó: «Vamos por ocho títulos. Y aunque Amador y Veitía tienen rivales de consideración, esperamos que también nos den un alegrón».

Judoguis de fuerza

Cuba también es la que más potencia exhibe entre halones de solapa. Rafael Manso, presidente de la Federación Cubana de Judo, informó que las aspiraciones son conquistar el primer lugar por países, con 13 medallas de oro y cinco de bronce, distribuidas en el certamen femenino y masculino individual (11-0-5) y el por equipos (2-0-0).

Manso comentó que las chicas podrían agenciarse seis títulos y dos preseas de bronce, en el torneo individual. Y como principales cartas de triunfo citó, claro está, a la titular olímpica y mundial Idalis Ortiz (+78) y a la doble subcampeona olímpica Yanet Bermoy (52). Para ellas, el tatami no tendrá agujeros.

Según el federativo, las otras en pos del oro son Dayaris Mestre (44 kilos), María Celia Laborde (48) y Yalennis Castillo (78), junto a Maricet Espinosa o Maylín del Toro (63), quienes buscan la inclusión en las selecciones en esa categoría.

Por los bronces viajarán a Veracruz, Aliuska Ojeda (57) y Onix Cortés (70), esta última dada la presencia en su peso de la líder del mundo Yuri Alvear, de Colombia. Para las   féminas, el torneo por equipos será de puro trámite: oro al seguro.

Mientras, en el orden individual, el plantel masculino aspira a cinco cetros y tres de bronce. Por el oro mostrará sus ippones el subcampeón mundial José Armenteros (100), así como Magdiel Estrada (73), Iván Silva (81), Andy Granda (90) y Oscar Brayson (+100). Se da como terceros a Yandry Torres (55), Janier Peña (60) y Gilberto Solar o Ángelo Gómez en los 66 kilos, división aún por definir. En el por equipos, los rivales de Cuba ya prevén un cerrado duelo entre ellos por el segundo lugar.

Entre tackles, desbalances...y Mijaín

Mijaín buscará el único título que falta en su vitrina. Foto: AP

Con 17 clasificados de 18 posibles, Cuba espera reinar en las dos modalidades de hombres y la femenina. Su principal rival será Colombia, junto a individualidades de México, Venezuela o Puerto Rico.

Entre los hombres, el estilo greco tiene cuatro gladiadores aparentemente «intocables», encabezados por el pentacampeón mundial Mijaín López (130), quien irá en busca de la única corona que le falta en su vitrina. En la cita del 2006, no coincidieron en su peso otros cuatro hombres para llegar a cinco, la cifra mínima permitida. Hasta el momento, se prevé la presencia de siete gigantes. Entonces, esperemos que ninguno rehúya a última hora para evitar una posible «fractura de costilla».

Junto a Mijaín, aparecen Ismael Borrero (59), Pablo Shorey (85) y Yasmany Lugo (98), quienes deben pasear a sus rivales. También irán al colchón Miguel Martínez y Alexei Bell.

Y en la modalidad libre, los rivales desearán que el sorteo no los ubique por el mismo camino que el del subcampeón mundial Reineris Salas (85), o de Liván López (74), bronce del orbe. Además, los más efectivos tackles de Alejandro Valdés (65) y Javier Cortina (96) los podrían conducir a ceñirse el cetro, a lo cual también aspira Eduardo Mesa (125).

Entre las seis chicas inscritas, las mayores posibilidades de oro se crearán con los desbalances y pases atrás de Lissette Hechevarría (75) y Katherine Videaux (63).

Rápido y a la cabeza

Carlos Banasco, presidente de la Federación de Taekwondo, no se atrevió a dar un pronóstico. Pero dejó entrever que sus atletas están en condiciones de arrebatarle el trono a México en casa propia.

Cuba asistirá con 16 taekwondocas, ocho en uno y otro sexos, encabezados por los actuales campeones mundiales de Puebla 2013, Rafael Alba (87) y Glenhis Hernández (73), así como los medallistas de bronce Robelis Despaigne (+87), Yania Aguirre (49) y Yamisel Núñez (53).

«En el mundo, a los cubanos se les respeta por su velocidad y potente golpeo a la cabeza. Pero en el área se les teme, incluso los mexicanos. Y aunque ya nos han estudiado, estamos seguros de que haremos estragos con ese ataque. Los anfitriones tienen varios medallistas mundiales, por lo que el evento será muy exigente», aseguró Banasco.

Estocadas en la pista

Con una mezcla de juventud y experiencia, la esgrima cubana asistirá a Veracruz con equipo completo de 18 atletas. Y el objetivo del trío de hombres y mujeres que mostrarán sus estocadas en la pista del Gimnasio USBI, en Xalapa, en cada una de las armas (espada, florete y sable) es obtener la supremacía por países.

Rigoberto Morejón, comisionado nacional, tampoco confirmó la cantidad de títulos que esperan alcanzar, aunque sí certificó que para ganar la competencia —se reparten 12 juegos de medallas— habría que obtener la mitad.

En la delegación de la Isla, solo tres atletas poseen experiencia centrocaribeña: la espadista Yamirka Rodríguez y los sablistas Dayron Díaz y Jennifer Morales. El resto son muy inexpertos, pero bien preparados y con deseos de buscar un lugar en el podio. El principal rival será Venezuela.

Sin lugar a dudas, toda Cuba confía en el potencial de sus deportes de combate. Cada swing, oguchi, tackle o cualquier otra técnica bien empleada irá encauzando, paulatinamente, el triunfo final de la delegación cubana. Les recuerdo que la Isla lidera el medallero histórico de los JCC, con 3066 medallas, repartidas en 1 629 de oro, 823 de plata y 614 de bronce.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.