Camagüey en el diván

En estos primeros compases, ni la sabiduría y exigencia de Esteban Lombillo han podido sacar a los camagüeyanos de los malos pasos. Se les han escapado varias victorias entre los dedos, pues seis de sus diez tropiezos han sido por la mínima diferencia

Autor:

Raiko Martín

Desde hace algunas temporadas el caso de los equipos agramontinos que incursionan en la Serie Nacional es digno de estudio. Año tras año su nómina presenta una cifra nada despreciable de figuras que, unidas en pos de la clasificación, siempre quedan en deuda. Luego, repartidas entre los ocho elencos que animan el segundo tramo de la campaña, brillan con gran intensidad.

Esta temporada se estrenan con un nuevo timonel, con años de exitoso trabajo y experiencia en la dirección de selecciones nacionales. Sin embargo, por lo visto en estos primeros compases, ni la sabiduría y exigencia de Esteban Lombillo han podido sacar a los camagüeyanos de los malos pasos.

Hasta el momento se les han escapado varias victorias entre los dedos, pues seis de sus diez tropiezos han sido por la mínima diferencia. Este jueves parecían enrumbados hacia buen puerto cuando fabricaron par de anotaciones en la parte alta de la décima entrada. Pero luego, fueron incapaces de sacar tres outs a las Avispas santiagueras para aferrarse al triunfo.

Ya hay quienes piensan —con cierta lógica— que se trata de un problema de mentalidad. Algo que deben resolver cuanto antes porque ya terminamos el primer tercio del calendario. Al cierre, con su estelar Norge Luis Ruiz en la lomita, pretendían sacudirse el oscuro karma que les persigue.

Antes de que esto sucediera, Artemisa pagó con la misma moneda al blanquear a Villa Clara. Excelente partido, buen duelo monticular, pero prefiero reseñar las actitudes de los abridores Freddy Asiel Álvarez y Miguel Lahera. El primero, al no dilatar ni un instante sus disculpas después de golpear con un lanzamiento a Lázaro Hernández, quien le había conectado un jonrón en su primer turno al bate. El artemiseño, por las consoladoras palmadas sobre el hombro del jovencito paracortos Diosbel Arias, cuando su pifia en el séptimo capítulo forzó su salida del box. Sin duda, dos actitudes que debieran ser la norma en nuestros diamantes.

La gran novedad de la jornada fue el percance de los Tigres avileños en su despedida de Cienfuegos, aunque su liderazgo sigue intacto. Esta vez los dirigidos por Roger Machado flaquearon a la defensa, al cometer cuatro errores que propiciaron varias anotaciones sureñas.

Además, en la jornada, los Alazanes granmenses inclinaron a su favor la subserie frente a Industriales —con KO incluido—, como prueba de total recuperación de los problemas de salud de muchos de sus integrantes y del polémico y estéril viaje que tuvieron que realizar a tierras de Vueltabajo.

Por su parte, Holguín y Guantánamo también aseguraron sus duelos particulares frente a Sancti Spíritus y Mayabeque, respectivamente. Otro tanto hicieron los Cocodrilos yumurinos, apoyados en la excelente faena monticular del diestro Jonder Martínez, segundo lanzador que acumula cuatro triunfos en el torneo.

Finalmente la lluvia desapareció de los predios de Vueltabajo y los Leñadores tuneros aprovecharon para someter a los anfitriones en par de ocasiones, una de ellas gracias a la Regla Ibaf en el inning 14.

 

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.