Los 170 «cortes» del barbero

El recordista en juegos salvados de nuestras series nacionales quiere seguir aumentando su marca

Autor:

Osniel Velazco Hernández

El Estadio 26 de Julio, cuartel de los Cazadores de Artemisa, aplaude. Los locales acaban de vencer en un apretado duelo, en el cual José Ángel García les ha sacado del apuro. Una vez más, ha sido el encargado de dar la estocada final.

Conocido como «el barbero de Guanajay», pues ejerce esa profesión en su pueblo natal, José Ángel comenzó en el béisbol como jardinero. Sin embargo, ha sido por su efectividad desde la lomita, a la hora de «amarrar» victorias,  que ha entrado a los libros de récords, desde que superó al vueltabajero Orestes González como el apagafuegos más exitoso de la pelota cubana.

Aunque no posee la clásica recta supersónica de un cerrador, logra «pasar» al bateador sin muchas dificultades con sus armas más efectivas: los rompimientos veloces y el control.

Luego de 17 campañas, cuenta entre sus mejores recuerdos el título logrado con los Vaqueros de La Habana en el año 2009. Y dentro de aquella serie, el juego decisivo de la semifinal contra Pinar del Río. «En aquel extrainning tuve que ir al bate y conecté un hit. Antes había entrado con bases llenas, solo un out y el juego empatado, pero propiné dos ponches y logramos la victoria. Después fuimos a la final y terminamos campeones».

El espigado 99 de los Cazadores dedica mucho tiempo al entrenamiento. Incluso, cuando está de vacaciones, fusiona con la preparación otra de sus pasiones: la pesca, pues corre hasta los embalses cercanos a su municipio para probar suerte con los anzuelos.

A pesar de que sus ídolos fueron dos toleteros —el habanero Romelio Martínez y el cienfueguero Pedro José Rodríguez—, siempre le encantó ver lanzar al capitalino Lázaro Valle y a su coterráneo Jorge Luis Machado, de quien admiraba su capacidad para dominar a los rivales con tan poca velocidad. También siente admiración por su ex compañero de equipo José Ibar.

Confiesa que al entrar en funciones de apagafuegos en una situación complicada, llega al montículo con la convicción de que esos hombres no pueden desembarcar en home y toda su concentración se encuentra en ponchar al contrario. «Siempre trato de hacer mi parte en el equipo y de ayudar al compañero al cual relevo; trato de matar el rally o que la amenaza no fructifique».

Cada vez un nuevo récord

Al arribar a 170 salvamentos en nuestra pelota, José Ángel agradece a su familia, a su mujer y a su hija por el apoyo incondicional que siempre le han brindado. También reconoce la ayuda de sus compañeros y entrenadores.

«Me siento muy orgulloso de tener esa marca, aunque no creo que sea el mejor relevista de Cuba. El récord llega por los años que me he dedicado a cerrar juegos, porque sacar el último out es lo que más me gusta. Después de estos 170, mi meta es llegar a 200 salvamentos, pues la otra ambición que tengo, alcanzar los mil ponches, debo lograrla en esta serie».

Ante la pregunta de si había pensado en un cercano retiro, su respuesta fue categórica: «Todavía estoy joven, tengo 33 años y mientras mi brazo esté bien voy a seguir lanzando para darle triunfos a mi provincia».

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.