Un Olimpo con dos reinas

Los pedalistas cubanos finalizaron en el segundo lugar en el medallero del ciclismo centrocaribeño gracias a la gran faena desplegada por sus muchachas

Autor:

Norland Rosendo

No voy a empezar escribiendo de la reina del keirin en el ciclismo porque usted sabe quién fue. Solo le diré, por si está algo despistado, que esa es una prueba de velocidad, y quién ha sido la mejor sprinter en Xalapa. Esa misma, Lisandra Guerra. Hablaré, pues, de quien la secundó en el podio.

Busco en la «Biblia» de los Juegos, el meticuloso resumen del colega Enrique Montesinos, y confirmo que la venezolana Daniela Larreal es una leyenda del ciclismo en justas regionales. Ha estado en todas desde que las mujeres compiten en este deporte. O sea, desde 1990. Casi nada.

A sus 41 años, es la constancia sobre ruedas. A través de ella se puede escribir la historia del ciclismo en los Juegos Centroamericanos y Caribeños. Ha ganado y ha perdido. Pero nadie se ha colgado más medallas que ella: tiene 16 en total (ocho de oro, seis de plata y dos de bronce), incluyendo el segundo y tercer lugar que ha conquistado en Xalapa.

Ahora escoltó este viernes a la estrella cubana. Daniela sabía que no podría con Lisandra. A fin de cuentas, nadie podía con Lisandra. Así y todo, no dejó que su tocaya mexicana, Daniela Gaxiola, fuera la submonarca. Un premio para Larreal. Quizá su último en estas lides. Una despedida que vale, también, el aplauso cubano.

Marlies, la princesa

Si lo de Lisandra fue espectacular, qué decir de Marlies Mejías. La artemiseña también se adueñó ayer de su cuarta presea áurea, en la modalidad más integral y agotadora del ciclismo: el ómnium.

De las seis pruebas que comprende esta competencia, Marlies ganó cinco (persecución individual, eliminación, 500 metros contrarreloj, la vuelta lanzada y la carrera por puntos) y llegó segunda en el keirin. Fue, inobjetablemente, la mejor. Detrás quedaron en el cómputo general la colombiana Jannie Salcedo y la venezolana Angie González.

La actuación de las ciclistas criollas resultó excepcional. Ellas pusieron a Cuba en el segundo lugar del medallero general de este deporte, con siete títulos, tres platas y un bronce (sumados los resultados de uno y otro sexo). Los varones solo aportaron una presea plateada, de Arnold Alcolea.

Colombia logró dos bronces más y eso hizo la diferencia (7-3-4). El tercer peldaño fue para Venezuela (2-4-6) y la representación local, con el apoyo del público y todo, quedó cuarta (1-8-5).

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.