Reposo ¿contraproducente? - Deporte

Reposo ¿contraproducente?

La presente Serie Nacional tuvo, por motivos de peso, una parada de un mes, y no todos los equipos se han reincorporado a los diamantes con la misma dinámica

Autor:

Raiko Martín

La mayoría de los médicos lo incluyen entre las recomendaciones para sanar un cuerpo enfermo, pero en el caso del béisbol, en el que el éxito depende del más preciso ajuste en todos los aspectos de juego, el descanso prolongado puede propiciar efectos no deseados. La presente Serie Nacional tuvo, por motivos de peso, una parada de un mes, y no todos los equipos se han reincorporado a los diamantes con la misma dinámica.

Un ejemplo de ello son los Cazadores artemiseños, quienes este martes sufrieron el tercer revés en los cuatro juegos que han disputado desde la reapertura de «hostilidades». Todos en su cuartel, para más señas.

El daño que le hicieron los Alazanes granmenses se extendió ahora a cuenta de los Tigres avileños, impulsados por una excelsa faena monticular a dos manos. Primero, Yander Guevara se presentó indescifrable para la batería local, al punto de transitar sin sobresaltos por las primeras siete entradas. En ese lapso, se las arregló para permitir apenas tres imparables y recetar igual cantidad de ponches. Después, fue Yadir Rabí el encargado de cerrar el lazo, con solo dos hits a su cuenta.

Los dirigidos por Dany Valdespino han retornado del asueto un poco entumidos, pues solo en el tercer duelo contra los granmenses pudieron desatascar los bates con una docena de incogibles. Sin embargo, han sido sus guantes los más afectados por la inactividad, pues cometieron nada menos que ¡ocho errores! en toda la anterior subserie.

En su más reciente aparición sí respaldaron defensivamente a sus pitchers, otra vez finos sobre el box. Pero en el quinto episodio los avileños alardearon de velocidad, y con un doble robo anotaron la que a la postre sería definitoria. Hubo tiempo para otra en el séptimo, cuando Luis Robert Moirán conectó triple y pisó la goma gracias a elevado de sacrificio salido del bate de Jorge García.

De cualquier forma, el buen paso de los Cazadores antes del parón amortigua un poco este desafortunado regreso, pero ese no es el caso de Villa Clara, que necesita apretar el paso para no descolgarse de la zona de clasificación.

Los Naranjas, que jugarán fuera lo que queda de calendario, comenzaron con mal pie su estadía en la Ciudad de los Parques, donde los Sabuesos clavaron la primera dentellada con un remate en el octavo episodio. Par de hits forzaron la sustitución de Ronny Valdés, y un costosísimo error del relevista Yosvani Pérez dejó la escena lista para lo peor: el cañonazo de Oscar del Rosario con bases llenas que rompió el empate y el fly de sacrificio de Yordan Manduley —bateó de 3-3— que puso cifras definitivas al marcador.

En el otro duelo vespertino fueron necesarios diez actos para que Granma protagonizara el reverso de la moneda. Su tercera victoria en cuatro presentaciones se acuñó con el decisivo triple del jardinero Alesquemer Sánchez ante los envíos del relevista Carlos Juan Viera.

Los Leñadores habían fabricado en el octavo inning un racimo de cuatro que desdibujó la ventaja conseguida por los discípulos de Carlos Martí, quienes ya en el primer tercio del juego tenían ventaja de cinco. Dos de ellas habían sido empujadas por Lázaro Cedeño con su décimo cuadrangular de la campaña que lo apuntaló como líder en ese departamento. Ya ven, el hombre llegó en plena carburación a la pausa, y sí aprovechó el reposo para regresar a toda máquina.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.