Sensacional mordisco

Con el éxito de este lunes, su octavo en nueve salidas, el equipo de Holguín parece destinado a repetir en el pelotón de los ocho mejores del torneo

Autor:

Raiko Martín

Si hay un equipo que aprovechó el descanso para tomar un segundo aire, ese fue el de los Cachorros holguineros. Cuando llegó la hora de parar, obligados por la celebración de la cita centrocaribeña en Veracruz, la tropa de Hirochis Bartutis apenas había ganado 14 desafíos en 31 presentaciones. Con el éxito de este lunes —su octavo en nueve salidas— ya gana más de lo que pierde y parece destinada a repetir en el pelotón de los ocho mejores del torneo.

Su más reciente victoria tuvo ribetes sensacionales. La tribuna del Calixto García estalló de júbilo cuando el designado Lázaro Ricardo Bent conectó el decisivo doble al jardín izquierdo que deshizo el empate en el pizarrón.

Parecía un duelo tranquilo para los dueños de casa, quienes lograron establecer una ventaja de cinco antes de la mitad del desafío. Pero de a poco, los ya eliminados Huracanes mayabequenses comenzaron a descontar hasta equilibrar el pulso a la altura del noveno episodio.

Lejos de entrar en pánico, los Cachorros mostraron los dientes, y después del boleto a Luis Manuel Castro y el sacrificio de José Castañeda —todo ante el relevista Mario Batista—, apareció el batazo decisivo.

Mientras, los Cocodrilos matanceros pagaron con la misma moneda a los Gallos espirituanos, aunque el desquite fue menos alevoso. De cualquier forma, los dirigidos por Víctor Mesa apenas necesitaron siete entradas para conseguir su triunfo 28 en la contienda, el cual ya les asegura, cuando menos, pasar como segundos al siguiente tramo del torneo.

El liderazgo yumurino pudiera certificarse solo después de la recuperación de los partidos suspendidos o sellados, pues la actual cota de los Cocodrilos solo la puede igualar o superar la representación granmense, llena de deudas en el calendario.

Los Alazanes sufrieron horrores en un partido de vértigo, en el que alternaron el mando con una tribu guantanamera que estuvo muy cerca de dejarlos al campo. Faltaba un out para finalizar el choque cuando el enmascarado Félix Carbonell conectó un doble que descontó una de las tres carreras de desventaja para los Indios. Acto seguido, Carlos Martí acudió a los servicios de Ciro Silvino Licea para cerrar la pinza, pero soportó el imparable de Yoanni Vera que colocó a los anfitriones a una del empate. Pero eso fue todo. El experimentado lanzador obligó a Julio Pablo Martínez a roletear por el cuadro y logró bajar el telón.

Mientras, Industriales logró esquivar la escoba de los Piratas de la Isla de la Juventud, y con un ataque de 16 hits logró respaldar la incierta labor de sus serpentineros. Determinante fue el racimo de siete elaborado en el séptimo episodio, que comenzó con el cuadrangular solitario de Yulieski Gourriel, su segundo desde que se incorporó a la Serie.

En el otro duelo vespertino, Camagüey terminó inclinando a su favor el enfrentamiento con los Cazadores de Artemisa, ahora con buena faena monticular de casi seis innings protagonizada por Dariel Góngora y con certero cierre de Vicyohandri Odelín.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.