A la espera de una lluvia de meteoros

Granma, provincia que celebrará por primera vez el Juego de las Estrellas, vive jornadas intensas y apretadas, de cara a ese espectáculo deportivo

Autor:

Osviel Castro Medel

BAYAMO, Granma.— Es fácil palpar la fiebre, la agitación, la sed de béisbol. En peñas, esquinas, centros laborales... las conversaciones denotan la ansiedad por presenciar, por primera vez en la historia de este territorio, un Juego de las Estrellas.

Esas ansias crecen con el intenso y apretadísimo movimiento constructivo en torno al estadio Mártires de Barbados, instalación que acogerá, los días 27 y 28 de diciembre, las actividades relacionadas con ese espectáculo deportivo.

José Ángel Rodríguez Santoya (Beltrán), un apasionado seguidor de Granma en la Serie Nacional, e integrante de la peña deportiva La vio pasar, es uno de los desesperados para que llegue la fecha y también uno de los que se ha «mudado» al parque beisbolero a ayudar en la reconstrucción que se ejecuta en una difícil carrera contrarreloj.

«Desde mediados de noviembre vengo voluntariamente todos los días a hacer algo por el estadio de mi equipo. Trabajo por las mañanas aportando mi granito de arena para que el terreno quede lo mejor posible», le dijo a JR este jubilado de 64 años.

Rodríguez se refiere al levantamiento de la media luna, el mejoramiento de la zona de seguridad y las áreas externas a la grama de juego, tareas en las que han estado enfrascados duramente los especialistas, aunque no con tanto apremio como en otros espacios.

Cada día, desde la mañana al anochecer, decenas de hombres trabajan en la mejora de ambos Club house y la construcción —debajo de las gradas— de una cafetería, una sala de prensa, un puesto médico (acondicionado para fisioterapia y masaje), un salón de protocolo, un almacén...

El terreno ha sido acondicionado para el duelo entre Orientales y Occidentales. Foto: Osviel Castro Medel.

«Nuestra meta es terminar antes del 27 de diciembre, el trabajo está fuerte y complejo, pero tenemos optimismo», comentaron Abel Acosta y Ángel Salvador Tamayo, dos de los diez constructores del municipio de Buey Arriba que apoyan en la rehabilitación del Mártires de Barbados.

El «hormigueo» en esa instalación también conlleva cambiar la malla protectora detrás del home, las gigantografías y el diseño de la pizarra, el cual supone «darle una proyección artística».

A la par de esas labores, se ha trabajado en la reparación del contiguo motel deportivo y en el levantamiento de una cerca perimetral de unos 150 metros, el objeto de obra más complejo.

El propio director de Deportes en la provincia, Oscar Nuevo Reyes, reconoció en conferencia de prensa que la construcción de ese muro —que separará el estadio de unas viviendas cercanas— presenta atrasos.

«Estamos convencidos de que la provincia no va a fallar», remarcó el directivo, quien agregó que pese a la imagen de lucha contra el tiempo, tanto los trabajos en el terreno como los del motel «marchan de acuerdo al cronograma de ejecución».

«Nos estamos preparando para recibir, con toda la hospitalidad y con un programa de atención integral, a más de 375 personas, incluyendo a unas 15 glorias deportivas. Aspiramos a desarrollar aquí un gran espectáculo», acotó.

Por su parte, Danilo Peña, director del estadio, expuso que este quedará mucho más funcional con los cambios proyectados, que comprenderán —no para el Juego de las Estrellas, pero sí para un futuro cercano— el techado paulatino de las llamadas gradas de sol.

Ver eso convertido en realidad transformaría de verdad al Mártires..., un parque nacido antes del triunfo de la Revolución que ha tenido incontables añadidos ligeros a lo largo del tiempo.

Competitivamente hablando, los aficionados granmenses, después de un gran salto de su conjunto en esta serie respecto a la anterior, ya comienzan a sacar cuentas de sus posibles representantes en la selección de Orientales.

«Tenemos posibilidades con cuatro jugadores de posición más Despaigne y cuatro lanzadores», aseguró Roibel Durañones, vecino del municipio de Guisa y quien expuso que ambos días se irá bien temprano al estadio a presenciar las pruebas de habilidades, el juego de veteranos y el partido entre las actuales estrellas.

Tal vez aluda en sus cálculos a Roel Santos, Yordanis Samón, el jonronero revelación Lázaro Cedeño y Adrián Moreno, y a los lanzadores Lázaro Blanco, José Armando Peña, Alaín Tamayo (trío que ha ganado más de la mitad de los choques del equipo) y Ciro Silvino Licea.

Pero el tiempo hablará... y no solo de estrellas llegadas como lluvia; también de desvelos, de esfuerzos y victorias contra el tiempo.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.