Lo que bien comienza…

Mañana, en cuatro estadios del país, comenzarán las acciones de la segunda fase en la presente campaña beisbolera

Autor:

Raiko Martín

Mañana, en cuatro estadios del país, comenzarán las acciones de la segunda fase en la presente campaña beisbolera. Los candidatos al trono de la pelota cubana, ya reforzados con siete nuevos jugadores cada uno, intentarán comenzar con buen pie este decisivo tramo, algo que dependerá en gran medida de la efectividad de sus timoneles a la hora de «blindar» sus respectivas nóminas.

Vista la elección de cada uno, no existen dudas de que las prioridades recayeron en el fortalecimiento del staff de lanzadores, pues no es un secreto que en la capacidad de los miembros del bullpen descansan grandes posibilidades para el éxito.

Así, en la primera ronda de selección, cinco de los ocho mánagers se inclinaron por un lanzador, todos habituales abridores en sus equipos. Y eso no es por gusto. Asumido esto, echemos un vistazo a cómo quedarían conformadas las posibles rotaciones, y sus potencialidades.

No es un secreto que son los vigentes monarcas de Pinar del Río quienes aparecen con una plantilla de abridores de armas tomar. Haber sumado al as villaclareño Fredy Asiel Álvarez pudiera ser el impulso necesario para remontar posiciones y garantizar un puesto en la postemporada.

El diestro de Sierra Morena tuvo una campaña excepcional, con diez aperturas y balance de 4-2. Apenas le anotaron diez carreras, de ellas, ocho limpias en 67 entradas, para un extraordinario promedio de 1.07. De seguro, formará un tridente de miedo junto a Yosvani Torres (1.81) y Julio Alfredo Martínez (2.20), quienes presentaron balances de 4-4 y 6-2, respectivamente. A pesar de no haber tenido un buen comienzo, Vladimir Baños (4.05 y 2-5) y Erlis Casanova (3.66 y 2-1) deben completar el pelotón de iniciadores pativerdes.

Para Matanzas, la llegada de Pedro Agüero (2.41 y 5-2) puede oxigenar la capacidad de sus abridores. Yoanni Yera (3.34 y 7-3), Cionel Pérez (1.05 y 6-1) y Jonder Martínez (3.18 y 6-1) conforman una temible triada que aporta máximas garantías de triunfo a cualquier equipo.

Otros con buenos números son los abridores artemiseños, liderados por Miguel Lahera (2.07 y 6-1) y Misael Villa (2.37 y 6-3), ambos dueños de media docena de triunfos. Cuentan los Cazadores con la experiencia del zurdo Yulieski González (3.27 y 4-5), quien no corrió la misma suerte de años anteriores. Necesitarían entonces redondear el grupo, y para eso serían fundamentales buenas faenas de Geonel Gutiérrez (4.28 y 1-2) y el incorporado espirituano Ángel Peña (6.34 y 1-4), otros con inciertos inicios.

También fortalecido comenzará el piquete de abridores avileños, ahora a la expectativa de si se concreta —y de qué forma— el retorno del derecho Vladimir García. Roger Machado no lo pensó mucho para «adquirir» al yayabero Ismel Jiménez (2.19 y 5-3), responsable de 11 aperturas. Mucha responsabilidad tendrá Yander Guevara (3.22 y 6-3), máximo ganador del equipo en la primera etapa con seis éxitos, porque entre los otros que asumieron la labor solo Osmar Carrero (2.74 y 3-2) aparece con guarismos más o menos notables.

Por su parte, los Cachorros holguineros se llevaron la pieza más codiciada cuando pidieron al agramontino Norge Luis Ruiz (2.37 y 4-2), pero habrá que esperar por lo que puedan hacer hombres como Ernesto Hernández (2.96 y 4-2), Yusmel Velázquez (3.18 y 5-6) y Carlos Alberto Santiesteban (2.98 y 5-2) durante un segmento mucho más exigente.

Sin opciones para escoger a los más cotizados, Lázaro Vargas se inclinó por un trío que puede darle cierta solidez a su staff de abridores, en el que Frank Montieth (2.63 y 3-3) e Ian Rendón (7.07 y 4-2) parecen los únicos destinados a continuar con ese rol. A ellos se unirían los santiagueros Alberto Bicet (1.54 y 5-3) y Danny Betancourt (4.97 y 1-3), además del agramontino Vicyohandri Odelín (6.38 y 1-5), cuya experiencia y una adecuada dosificación del trabajo pudieran hacerlo rendir buenos dividendos.

No por gusto, Carlos Martí acudió al talento de cinco serpentineros para apuntalar la faena ofensiva de los inspirados Alazanes granmenses, pero solo dos de ellos cumplieron con la misión de abridores en la parte inicial de la campaña. Son ellos el camagüeyano Dariel Góngora (2.52 y 3-1) y el tunero Yudiel Rodríguez (4.10 y 1-4), quienes se unirían a Lázaro Blanco (3.46 y 7-3), Alaín Tamayo (3.34 y 4-6) y José Armando Peña (3.31 y 4-1), los que sostuvieron el buen paso del segundo mejor equipo del segmento clasificatorio.

Por último, los siempre sorprendentes Piratas de la Isla de la Juventud saldrán con el peor promedio colectivo de pitcheo, algo que pudiera mejorar con las incorporaciones de tres abridores de nivel. Los tuneros Yoalkis Cruz (4.06 y 4-2) y Darién Núñez (4.21 y 4-5), el santiaguero Ulfrido García (2.71 y 5-5) y el espirituano Javier Vázquez (2.85 y 1-1), aparecen para aunar sus servicios con los de Luis Manuel Suárez (4.26 y 4-2), Yunier Gamboa (3.38 y 3-4) y el novato Yunieski Díaz (5.72 y 3-5).

Fotos Relacionadas:

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.