El León perdió la melena

El equipo Domadores de Cuba propinó una categórica barrida de 5-0 a la escuadra León de Marruecos, al iniciarse las acciones de la V Serie Mundial de Boxeo, en el Coliseo de la Ciudad Deportiva capitalina

Autor:

José Luis López

Realmente, el León de Marruecos «no tenía melena». Se vio muy manso —les aseguro que no engañó a nadie— ante el látigo de los Domadores de Cuba y recibió una categórica barrida de 5-0, al iniciarse las acciones de la V Serie Mundial de Boxeo (WSB, por sus siglas en inglés), en el Coliseo de la Ciudad Deportiva capitalina.

Fue cómodo el paseo de la escuadra del técnico Rolando Acebal en este debut. Y no podía ser de otra forma. El mejor ABC boxístico no dio cabida a la inexperiencia y el intento por llegar a la anatomía rival.

El festín lo inició el campeón mundial de cadetes 2013, Yohanys Argilagos, un chico de solo 18 años, a quien Acebal le dijo: «Ponte los guantes, que tú eres el minimosca». Y el chico colmó las expectativas al vencer 3-0 (49-46, 50-45, 49-46) a Zouheir El Bekkali, monarca marroquí.

A pesar de su juventud, Argilagos era consciente del papel que jugaba: quedar bien aunque fuese el más inexperto del quinteto, e iniciar con un triunfo personal, coincidentemente en la primera pelea de su soñada franquicia de Domadores. No podía flaquear ante su público y por eso no dejó de tirar golpes, hizo diana en su rival, defendió bien con las manos y el torso, y los jueces le dieron el voto.

«Muy feliz con este primer triunfo como Domador. Me preparé bien e impuse mi mejor boxeo. Pero noté la diferencia del cambio de peleas de tres a cinco asaltos. Perdí fuerza en las piernas y no pude cerrar como quería», comentó Argilagos a JR una vez culminado el combate.

Entonces, la clarinada del joven camagüeyano se escuchó en el camerino. Y los cuatro restantes Domadores se hicieron eco: «Si este novato ganó, aquí nadie puede perder», debieron haber comentado. Y mire usted cómo le respondieron.

El campeón olímpico Robeisy Ramírez (56) mostró desde el sonido del gong en el mismo primer asalto, a qué había venido: a tomar revancha de la derrota sufrida ante Mohamed Hamout, en octubre pasado, en Marruecos. Jab fuerte de derecha, rápidos swinnes y ganchos con ambas manos... y caída del protector bucal que salvó al rival de males mayores. Los cuatro asaltos restantes, copia fiel del inicial. El cienfueguero le aceptó el reto, le metió los mejores golpes y lo superó sin contratiempos: 3-0 (48-47, 50-45, 49-46).

Luego le tocó el turno al doble medallista de plata mundial, Yasnier Toledo (64), quien le concedió la revancha a Hamza El Barbari, su víctima en el ya citado torneo de Marruecos. Pero no le regaló nada. Fue sumamente inhospitalario, lo mantuvo a distancia con su certero jab de derecha y le dio múltiples golpes de zurda, ante los cuales el rival apenas mostró defensa. Y como los jueces lo percibieron, así lo hicieron saber en su votación: 3-0, con doble 50-45 y 50-44.

Los dos restantes combates, fueron puro abuso. Sí, porque los rivales visitantes cumplieron con vestirse de Leones, pero cayeron antes del límite de tiempo ante la pegada de los cubanos.

El monarca centroamericano Arlen López (75) parecía que golpeaba un saco de entrenamiento en su pleito contra Eddine Haddioui. Le dio «hasta con el cubo». Sus golpes provocaron tres conteos de protección. En el tercer round, le hizo una profunda herida en la nariz, la doctora consultada por el árbitro, dijo que podía seguir… pero el entrenador de Eddine subió a la esquina y paró el desigual combate.

Finalmente, Erislandy Savón (91) solo necesitó 2:20 minutos para deshacerse del desconocido y poco musculoso Amine Azzouzi. Lo acomodó con el swing de izquierda y lo noqueó con un potente recto de derecha al mentón. Hasta ahí las clases.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.