Cocodrilos regresan mordiendo - Deporte

Cocodrilos regresan mordiendo

El triunfo de Matanzas este viernes, sobre los Cazadores de Artemisa, los convirtió en el primer equipo que arriba a la cifra de 40 victorias en la presente campaña beisbolera, para de paso consolidarse en la cima de la tabla de posiciones

Autor:

Raiko Martín

Los Cocodrilos yumurinos celebraron el regreso a los diamantes con otra dentellada de autoridad. Su triunfo este viernes sobre los Cazadores de Artemisa los convirtió en el primer equipo que arriba a la cifra de 40 triunfos en la presente campaña beisbolera, para de paso consolidarse en la cima de la tabla de posiciones.

Un resbalón abría la posibilidad de un empate en la punta, pero los dirigidos por Víctor Mesa no dieron espacios. El timonel de los matanceros puso en reposo a sus lanzadores de punta —Jonder Martínez y Yoanni Yera estuvieron involucrados en la reciente Serie del Caribe—, y le dio la responsabilidad a Ramón Licor. También colocó una alineación novedosa, en parte por obligación, y como de costumbre, no demoró en proponer la velocidad como fórmula para atacar al adversario.

Las dos primeras anotaciones que permitió Misael Villa en el partido fueron propiciadas por sendos robos de base. Primero fue Yurisbel Gracial, colocado en la pradera central, quien estafó la intermedia en la parte baja de la segunda entrada, antes del cohetazo impulsor de Randy Camaraza. Un inning después le tocó el hurto al hombre proa Leonelkis Escalante, para luego anotar, empujado por hit del propio Gracial, la primera de un racimo de tres anotaciones que rompió el momentáneo empate, y que a la postre sería definitorio.

El mánager de los anfitriones tampoco tardó mucho en mover fichas, y al primer pestañazo mandó a Licor a las duchas. Doble de Yeniet Pérez y sencillo de Dariel Crespo fueron los argumentos necesarios para que Adrián Sosa saliera al rescate en el cuarto episodio, y lograra conjurar la amenaza montada por los visitantes.

Otras dos anotaciones, propulsadas por José Columbié y Yasiel Santoya en la quinta y octava entrada, respectivamente, pusieron cifras definitivas al triunfo de los Cocodrilos. Fue el sexto en lo que va de la segunda fase frente a sus parciales, algo que extiende la buena racha de la nave matancera en propio puerto.

Juego a juego, los vigentes subcampeones cubanos siguen enrumbando la proa hacia la postemporada, y ante no pocos contratiempos se ratifican como uno de los elencos más regulares en las últimas campañas.

Sumados los dos tramos de la contienda, se mantienen insuperables en el aspecto ofensivo, con un average colectivo que creció hasta .292 después de los ocho imparables conectados en la jornada. También son punteros en la estrategia de facturar carreras a partir de la velocidad, y ya van por 55 robos de bases en 86 intentos, todo un lujo mirados los guarismos del resto de sus adversarios.

Que su staff de lanzadores trabaje para 3.61 carreras limpias por juego —segundo en ese acápite— también es una garantía para llegar a la gran meta, que después de dos series como finalistas, no puede ser otra que la definitiva consagración.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.