El Tren anda con la luz larga - Deporte

El Tren anda con la luz larga

El Tren de Capitalinos está jugando el mejor baloncesto de los ocho equipos que participan en Liga Superior de Baloncesto, al extremo de dejar atrás el récord de 19 éxitos seguidos en la clasificatoria. El nuevo «maquinista», Rainel Panfet, conversa con JR de su estrategia para aspirar a la corona

Autor:

Norland Rosendo

El Tren de Capitalinos se mueve como si tuviera maquinaria nueva en la actual Liga Superior de Baloncesto (LSB). Está jugando el mejor baloncesto de los ocho equipos que participan en el torneo, al extremo de dejar atrás el récord de 19 éxitos seguidos en la clasificatoria, en poder de Ciego de Ávila desde la liga 2005-2006.

Y no solo es cuestión de nombres. Es asunto, también, de táctica y estrategia. De elegancia y espectáculo. Por eso, no han podido detenerlo en lo que va de LSB. Ni los mismísimos Búfalos, ni los Halcones de Santiago de Cuba con el gigantón Javier Jústiz bajo los tableros.

Entre los cambios está un nuevo «maquinista», Rainel Panfet, quien no solo piensa en ganar. Es como si él alumbrara la vía férrea con luz larga.

—¿Cuál es su filosofía para aspirar a la corona?

—Nuestro trabajo ha estado enfocado en dos direcciones. Por una parte, queremos estar en la postemporada, pero una vez en esa fase aspiramos a  ser competitivos. Sea cual sea el rival no creo que la final termine, como el año pasado, por barrida. Y por la otra, estamos desarrollando atletas que garanticen la calidad del baloncesto de la capital en el futuro.

—¿Estás pensando también en la posibilidad de que algunos sean contratados en el exterior?

—Efectivamente, con las nuevas oportunidades no se descarta que algunos de nuestros jugadores sean insertados en ligas fuera de Cuba, te hablo de Jasiel Rivero, Orestes Torres, Lisván Valdés, y estratégicamente no queremos que eso genere vacíos.

—Veo que están haciendo énfasis con los base organizadores.

—Esa es una posición que requiere de mucho trabajo. Ya se nota la mejoría de Yosmel Zequeira. Estamos probando en ese rol a Reinier Castillo, que lo está haciendo bien. También se incorporó al equipo Rafael Favier (tradicionalmente jugaba con Guantánamo), y nuestra mayor promesa es Pedro Roque, un muchacho de 18 años y 1.90 de estatura que tiene potencialidades para llegar a ser regular, incluso, de la selección nacional.

—Me han hablado muy bien de él.

—Espero que lo tengan en cuenta para la preselección al menos, que no dejen que pierda la motivación. Eso es importante porque condiciones y talento tiene.

—Los refuerzos se han integrado bien, ¿les costó mucho trabajo?

—Las relaciones interpersonales son muy buenas. Entre Allens Jemmont, Luis Alberto Hernández y nuestros muchachos hay química. Algunos han especulado por ahí que Jemmont es un jugador difícil; sin embargo, con nosotros ha sido muy disciplinado. Ambos hacen trabajo didáctico dentro del colectivo. Contribuyen a la motivación, la responsabilidad y la armonía del grupo.

—Continúa la inestabilidad en el cobro de los tiros libres. ¿Será un mal incurable del baloncesto masculino cubano?

—Hemos tenido varios partidos en los que logramos una efectividad del 75 por ciento en tiros libres, ese indicador es bajo a nivel internacional, pero en Cuba es bueno. En otros nos quedamos por debajo de ese porcentaje. Estamos apelando a todo lo que esté a nuestro alcance para mejorar ese aspecto. Hemos pedido asesoría a los técnicos de la selección nacional femenina que sí tienen resultados notables. Trabajamos en la concentración a la hora de ejecutar el cobro.

—De que el Tren estará entre los cuatro grandes de esta Liga no hay dudas, ¿quiénes, a su juicio, deben ser los otros tres?

—Ciego de Ávila tradicionalmente domina el campeonato, este año han tenido problemas de lesiones y eso los ha afectado en los inicios, pero no creo que no esté en los play off, y en esas series cortas es un elenco difícil. Artemisa ha sido bastante estable, amén de que ha tenido mucho viaje por carecer de una sede propia, y el otro equipo debe ser Santiago de Cuba, por la diferencia que establece Javier Jústiz y la incorporación de jugadores con experiencia como Ángel Núñez.

—Hay una pregunta que les he formulado a todos los directores entrevistados: ¿Qué sugieres hacer para elevar la calidad de la LSB?

—Me parece que ocho equipos es mucho para un torneo que debe concentrar al máximo la calidad. Mi opinión es que exista un Torneo Nacional de Ascenso que cumpla su función original con más de 25 partidos por quinteto. Y después, entonces, la Liga con el talento concentrado.

Comparte esta noticia

Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.