Una mordida de león

En la presente Serie Mundial de Boxeo, la derrota del favorito Roniel Iglesias (69 kg) lastró una posible barrida de Domadores de Cuba sobre los Leones de Marruecos en el cuartel general del elenco africano

Autor:

Raiko Martín

Que los Domadores de Cuba hayan ganado un nuevo match en la presente Serie Mundial de Boxeo no sorprende. Pero sí llama la atención, y mucho, que la primera caída en tres presentaciones de Roniel Iglesias (69 kg) —uno de sus más ilustres exponentes—, haya lastrado una posible barrida sobre los Leones de Marruecos en el cuartel general del elenco africano.

El púgil vueltabajero, favorito por su jerarquía y los títulos olímpicos y mundiales en su vitrina, no fue sobre el encerado ni la sombra de su mejor versión. Con desacostumbrada lentitud de movimientos, dio pie al crecimiento de Mohamed Rabii, quien mereció el favorable veredicto de los jueces con unánimes votaciones de 48-47, 49-46 y 49-49, para acumular cuatro éxitos en igual cantidad de presentaciones.

Para entonces, ya los discípulos de Rolando Acebal habían inclinado a su favor el duelo, y las expectativas se centraban en lo que pudiera hacer el peso mosca anfitrión Achraf Kharroubi frente a Yosbany Veitía.

Ese combate, colocado en el cierre para darle un poco de picante a un espectáculo con desenlace predecible, pudo terminar mal para el cubano, quien recibió un corte sobre una de sus cejas. Pero el muchacho resistió el embate para llevarse el pleito con papeletas divididas. El juez argelino Sidi y su par azerí Huseynov lo vieron ganar por un amplio 50-45, mientras que el georgiano Gogochurit lo vio ceder por un mínimo 47-48.

En los restantes combates, el guión transcurrió por los cauces esperados y los representantes de la Mayor de las Antillas impusieron su ley sin mayores contratiempos. En la división para superpesados, Leinier Peró se mostró inmensamente superior a su oponente, Thierry Adolphe Ngueharoum, al punto de que uno de los jueces actuantes lo vio ganar con abultada diferencia de 50-40. Las votaciones restantes fueron 50-43 y 50-45.

Por su parte, el doble campeón mundial de la división de 81 kilogramos, el agramontino Julio César La Cruz, resultó indescifrable para Peter Mullenberg. El representante anfitrión empezó delante en las boletas de los tres jueces, pero del segundo al quinto round el dominio del cubano fue incontestable, para llevarse el triunfo con triples marcadores de 49-46.

En el otro pleito de la velada, el también titular universal Lázaro Álvarez defendió su invicto con una victoria, fruto del mejor desempeño en los asaltos finales frente a Abdellah Boudrar. En esa recta conectó los mejores golpes para convencer a todos de la superioridad que le permitió asegurar su cuarta sonrisa en lo que va de torneo.

De tal forma, los Domadores se consolidaron en la cima del grupo A, gracias a su imbatible paso en sus ocho presentaciones. Por el momento presentan el mejor balance de victorias y derrotas de todos los aspirantes al trono que actualmente ocupan, pues sus hombres han salido airosos en 35 de sus 40 combates.

Después de esta presentación fuera, la escuadra cubana regresará a casa para recibir el próximo viernes a las Águilas del Desierto argelinas, en tope pactado en el Coliseo de la Ciudad Deportiva capitalina.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.