Bizzi: El fotógrafo de la FIE

Querido por los grandes esgrimistas es el italiano Augusto Bizzi, quien conversa con JR, al tiempo que nos regala sus imágenes

Autor:

Julieta García Ríos

Se le ve ocupado todo el tiempo. A intervalos se desplaza por la sala de competencia. Aprieta el obturador y atrapa limpia y nítida esa acción que suma el toque en la pizarra electrónica. También guarda en la memoria de su Nikon la imagen de la victoria, contrapuesta a la derrota, y bellas postales de los protagonistas del Grand Prix de Florete de La Habana, 2015.

El zurdo Dimitry Rigin se coronó en La Habana por segundo año consecutivo . Foto Augusto Bizzi, fotográfo de la FIE.

Gracias a esta rutina, se pudo seguir casi en tiempo real el Grand Prix de Florete de La Habana, desde el sitio oficial que tiene en Facebook la Federación Internacional de Esgrima (FIE).

Del 13 al 15 de marzo, en el recinto Ferial Pabexpo, intercambiamos palabras, unas veces en español y otras en inglés o italiano. Augusto Bizzi me reveló que nació en Livorno, Italia, el 28 de julio de 1966, y que esta es su décima visita a Cuba, que admira a nuestro país y a su gente. «Cuando era joven leía sobre la historia de la Revolución Cubana», confesó.

En más de una ocasión, Augusto descubre que es él diana de mi lente. Por eso, el último día de competencia le dije a quemarropa: «Quiero entrevistarte. Por favor, avísame cuando tengas un tiempo». Acepta, y poco antes del mediodía conversamos. La joven traductora Enelis Núñez Amaro nos acompaña, para asegurarme de que nuestro diálogo llegue lo más fiel posible a los lectores.

Así, podrán conocer que desde los 20 años es fotorreportero de la Agencia Italiana de Noticias Deportivas Pegaso. Para ella cubrió deportes tan emocionantes como el fútbol y moto GP. Entonces, como ahora, periódicos de todo el mundo reprodujeron sus imágenes.

Sin proponérselo, Sebastiano, su único hijo, le facilitó la entrada a la FIE como fotógrafo. Sucede que por el año 2008 su «bambino» comenzó la práctica de la esgrima. Entonces el padre reflejaba con sus imágenes el sacrificio de los atletas, la pasión del público, la flexibilidad del arma… Ese mismo año, pasó a ser el fotorreportero de la Federación Italiana de Esgrima. Cinco años más tarde comenzó a colaborar con la FIE que, al ver sus imágenes en Facebook, le solicitó sus servicios.

—¿Qué le atrae de la esgrima?

—Su elegancia, emotividad y camaradería. Se viven muchas emociones, tanto para el que gana como para el que pierde. Hay combates intensos, en los que el marcador va muy parejo, y eso genera la tensión del público y de los entrenadores. Las acciones son muy rápidas, algunas simultáneas, y es difícil definir el toque de la victoria. El árbitro puede equivocarse, los atletas y entrenadores reclaman, pero cuando termina la competencia todo queda ahí. Igual pasa con los atletas.

La francesita Ysaora Thibus llora de emoción tras vencer en cuartos de finales a la experimentada Vezzali. Foto: Augusto Bizzi, fotógrafo de la FIE.

«Por ejemplo, las italianas Arianna Errigo y Elisa Di Francisca (número uno y tres del ranking mundial, respectivamente) comparten habitación en un mismo hotel, y si en competencia tienen que enfrentarse, lo hacen sin miramientos, pero luego siguen siendo amigas.

«Este es un deporte de cortesía. Al finalizar cada combate, cuando se saludan, se sella la amistad y reconocen que el vencedor fue superior.

El saludo en la esgrima es un gesto sustancial. Foto: Augusto Bizzi, fotógrafo de la FIE.

«Esos valores se transmiten desde que son niños y comienzan la práctica del deporte».

—¿Qué buscas reflejar con tus imágenes?

—Todo cuanto ocurre. Las imágenes han de contar lo que sucede en un día de competencia. Desde las reacciones del público, la técnica que caracteriza a un atleta, la belleza de quienes compiten, los estados de ánimo y también los sponsor.

—¿Los sponsor...?

—Los patrocinadores y anuncios también son protagonistas, ahí va la mirada capitalista.

—¿Emocionalmente está muy involucrado, cómo lo lleva con su profesión?

—Trato de ser lo más profesional posible. El sábado, la francesita Ysaora Thibus derrotó en cuartos de final a la italiana Valentina Vezzali. Ella es mi amiga, pero yo tomé las dos fotos: la de su angustia por no poder discutir el título y el llanto de la Thibus por la victoria.

La italiana Valentina Vezzali —nueve veces medallista olímpica— no pudo acceder al podio.Foto: Augusto Bizzi, fotógrafo de la FIE.

—¿Una atleta?

—Valentina Vezzali. Es la leyenda de la esgrima, con 41 años de edad atesora nueve medallas olímpicas y está en excelente forma.

—¿Y Elisa Di Francisca?

—Su concentración.

—¿Arianna Errigo?

—Tira tan fuerte como los hombres. Por eso estudia los asaltos de ellos.

El rigor de la competencia no impide que ellas presuman. Foto: Augusto Bizzi, fotógrafo de la FIE.

—¿Y la estadounidense Lee Kiefer?

—Es el relevo de Vezzali. En 2009 fue la atleta más joven que asistió al Campeonato del Mundo, entonces tenía 15 años de edad. Dos años después ganó en Catania medalla de bronce, y en 2012 integró el equipo estadounidense que asistió a las Olimpiadas de Londres 2012 (sexto lugar). En la competencia individual quedó en el quinto puesto.

—Pasemos a los hombres, ¿qué me dice del italiano Andrea Baldini?

—Es el artista del florete.

Una máscara de regilla metálica protege a los esgrimistas sin la visión del oponente. Foto: Augusto Bizzi, fotógrafo de la FIE.

—¿El japonés Yuki Ota?

—¡Grandísimo! Todas las pistas quieren tenerlo.

—¿Y el ruso Alexey Cheremisinov, número uno del ranking mundial?

—Un joven muy esforzado.

El ruso Alexey Cheremisinov, líder del ranking mundial, fue eliminado 14 toques a 13 por el británico Richard Kruse. Foto: Augusto Bizzi, fotógrafo de la FIE.

—Ahora, ¿un entrenador?

—Stefano Serione.

—¿Cuál ha sido el momento más difícil de su carrera como fotógrafo de la esgrima?

—Es una larga historia. Difícil de contar.  Faltando pocos días para los Juegos Olímpicos de Beijing, Andrea Baldini —entonces número uno del ranking— era el favorito al oro y vio frustrada su carrera cuando el examen de dopping dio positivo a la Furosemida, un diurético. Quienes conocemos bien a Baldini, sabíamos que era imposible. Es un atleta muy serio, responsable, además de que el dopping no es habitual entre los esgrimistas. Fue muy triste. Cuatro años después formó el equipo italiano de florete que en Londres ganó el título y quedó cuarto de manera individual.

—¿Y el más emocionante?

—Precisamente lo viví en las Olimpiadas de Londres. Allí las italianas Di Francisca, Errigo, Vezzali y Salvatori, ganadoras del título, corearon mi nombre. Ese «¡Augusto, Augusto, Augusto!» nunca se me olvidará. La televisión transmitió ese momento y yo me hice popular.

Mi entrevistado está emocionado. Yo tomo notas y lamento la instantánea que perdí.

A la derecha, el italiano Stefano Serione, quien ahora dirige al equipo ruso. Bajo su dirección, en las Olimpidas de Londres 2012, Italia ganó los dos títulos de florete por equipo (masculino y femenino) y en el concurso individual tres medallas en florete femenino. Foto: Augusto Bizzi, fotógrafo de la FIE.

Con pasos largos se dirige a su puesto de trabajo. A su derecha, detrás de la laptop, pero al alcance de la vista, está su cámara. Descarga las imágenes, las sube a la web y otra vez sale a la «caza». Foto: Julieta García Ríos.

Comparte esta noticia



Enviar por E-mail

  • Los comentarios deben basarse en el respeto a los criterios.
  • No se admitirán ofensas, frases vulgares, ni palabras obscenas.
  • Nos reservamos el derecho de no publicar los que incumplan con las normas de este sitio.